Marmota: la startup que digitaliza (y facilita) el sector del descanso

Marmota

“He pasado de ser un vendedor de muebles a convertirme en un activista del descanso”. Toni Estellé es una de esas mentes brillantes que consiguieron sobreponerse al golpe de la crisis económica. Este fabricante de muebles de la Sénia aprovechó el frenazo financiero para investigar el mercado de la colchonería y descubrir un nicho en el entorno online. Tres años de investigación, innovación y desarrollo de producto culminaron con la fundación de Marmota, startup que tiene un claro objetivo: “redefinir y mejorar todos los elementos del descanso”.

Actualmente sólo el 5% del sector del descanso se mueve por internet en España, a diferencia de Estados Unidos y Europa, donde el mercado online es un nicho emergente, que conecta con nuevos estilos de vida y perfiles de consumidores más habituados a la compra en entornos digitales. El modelo de negocio bebe de los resultados obtenidos por empresas americanas y anglosajonas que, en sus respectivos mercados nacionales, han conseguido introducirse con gran éxito en un mercado muy tradicional y sin prácticamente ningún cambio estratégico en las últimas décadas. De ahí que las facturaciones en Francia y Reino Unido, que han doblado los beneficios en solo un año y con niveles de penetración del 15%, avalen el proyecto de Marmota.

Como adelanta Estellé, el objetivo a medio plazo de Marmota es llegar a los 10 millones de facturación, haciendo de Barcelona su gran fortín. Prueba de ello es el reciente servicio de reparto en bicicletas en el mismo día que la startup ha puesto en marcha en la Ciudad Condal. “Buscamos un servicio de transporte exprés que lo garantice [el servicio], pero que también encaje con nuestros valores y conecte con la preocupación en aumento por el medio ambiente y la sostenibilidad de nuestros usuarios”, explica Estellé.

El acuerdo con la empresa de transporte, vanAPEDAL, garantiza este servicio, que cuenta con una flota de bicicletas y triciclos eléctricos para poder distribuir los productos de Marmota en los diez distritos barceloneses. Como resultado, los usuarios reciben su colchón en casa el mismo día que lo piden, pueden probarlo nada más sacarlo de la caja y durante 100 noches. “Nuestra filosofía de empresa es simplificar el proceso de compra de un colchón. Creemos que no se puede tomar la decisión tan importante de comprar un producto que nos acompañará diez años de nuestra vida probándolo solo un minuto en una tienda física. Por eso damos las 100 noches”, asegura Estellé.

Congreso IA

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here