Manuel Armayones investigador UOC
El investigador de la UOC, Manuel Armayones.

Hace más de un mes que se declaró el Estado de Alarma en España. Un tiempo en que los ciudadanos, confinados en sus hogares, han acumulado nuevos conocimientos y hábitos. Algunos tan elementales como lavarse bien las manos o no tocarse la cara. Sin embargo, pese que la situación es aún de extrema gravedad, el paso de las semanas puede provocar que caigamos en el relax a la hora de seguir con pulcritud estas recomendaciones, fundamentales para frenar la expansión del coronavirus.   

En informes previos a la pandemia del COVID-19, la OMS apuntaba que sólo el 5 % de la población dedica al menos 15 segundos a lavarse las manos. Una investigación de la Universidad de Sídney analizó en el año 2015 a un grupo de estudiantes de Medicina y concluyó que, de media, se tocaban la cara 23 veces cada hora.

Manuel Armayones, director de desarrollo del eHealth Center de la UOC y profesor e investigador de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación, explica que, a estas alturas de la crisis, es probable que un porcentaje relevante de la población sufra cansancio mental y se relaje ante estas medidas. “Las indicaciones que hacen las instituciones por distintos canales también pierden buena parte de su efecto para ayudar a cumplir las pautas de higiene y prevención”.

Entre las recomendaciones de Manuel Armayones encontramos algunos gestos elementales pero útiles. “Por el momento, es mejor vestir de manga larga. Así, si nos queremos tocar o rascar la cara, podemos hacerlo con la tela. Si estamos sentados, un buen truco es colocar las manos debajo de las nalgas”.

Hábitos y otra vuelta de tuerca a los propósitos de Año Nuevo

“Cambiar los hábitos humanos es más sencillo de lo que parece si tenemos claro cómo debe hacerse”. Para el investigador de la UOC, “la mejor manera de derribar barreras es conocerlas y, después, establecer estrategias para superarlas”. En este sentido, el COVID-19 es una prueba de fuego para todos. “Tenemos que romper nuestra cadena de comportamientos. Es un esfuerzo adicional al que estamos obligados. Si repetimos los nuevos hábitos y nos felicitamos por cada paso adelante, conseguiremos automatizarlos más rápidamente”.  

Manuel Armayones defiende que durante la inmersión en la nueva realidad a la que nos enfrentamos es mejor empezar por un detalle pequeño y avanzar muy despacio, de forma gradual. El experto habla de la estrategia ‘pasos de bebé’, del profesor Brian Jeffrey Fogg, de la Universidad de Standford, autor del libro ‘Tiny Habits’. “El compromiso con nosotros mismos ha de ser alcanzar pequeñas metas. Por ejemplo, antes de ponernos a hacer ejercicio en casa, si nos cuesta o no estamos acostumbrados, quizá lo mejor sea empezar por bailar nuestra canción favorita unos segundos. Será un primer triunfo, por pequeño que sea”.

A raíz de la crisis del coronavirus, el eHealth Center de la UOC puso en marcha una iniciativa para divulgar vía Twitter consejos y recursos digitales que faciliten la adquisición de hábitos saludables. Esta guía puede seguirse en @eHealthUOC o a través de la etiqueta #eHCovid19U.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here