Madera y cemento se unen en un nuevo componente de construcción

Un nuevo componente constructivo combina madera y cemento
Un nuevo componente constructivo combina madera y cemento

Investigadores pertenecientes al Centro de Investigación y Desarrollo para la Construcción y la Vivienda (CECOVI) de la Universidad Tecnológica Nacional de Santa Fe (Argentina) han diseñado un nuevo componente constructivo que combina madera y cemento. Se trata de la elaboración de paneles que permiten una fácil manipulación con un sistema sencillo de ensamblado.

El método permite aglomerar en forma durable, económica y sencilla dos materiales poco compatibles entre sí como la madera y el cemento. Entre las características de estos paneles se encuentra la de ser resistentes al fuego y a la degradación biológica y climática. Tienen buenas propiedades mecánicas, acústicas y térmicas, y posibilitan una fácil manipulación por su bajo peso.

“Lo interesante es que con una tecnología sencilla y con recursos que no son costosos se alcanzan estándares de aislación y de confort internos que son los que se cumplen con métodos de construcción más tradicionales”, ha señalado a Argentina Investiga el ingeniero Alfredo Marcipar, a cargo del Área de Gestión e Innovación del CECOVI.

A lo largo de sus 35 años de historia, el centro ha desarrollado, adaptado y mejorado diversos sistemas constructivos cuyas características principales se orientan a los usuarios de viviendas de carácter social, adoptando tecnologías sencillas, aptas para autoconstrucción asistida y de fácil ejecución.

Los investigadores del centro comenzaron hace cinco años a estudiar la fibra de la materia. El objetivo era lograr que la madera, que es un material ‘vivo’, se convirtiera  en un ‘inerte’ y, de esta manera, se pueda pegar con cemento y durar muchos años. “Se presentó en distintas convocatorias y se financió cada etapa –explica Marcipar–. Una vez que todo eso se logró, decidimos hacer paneles para muros y se hizo una primera transferencia”.

“Originalmente pensamos en recuperar residuos de la poda de los árboles para hacer los paneles, pero para investigar lo más fácil es tomar un solo tipo porque cada madera tiene sus propiedades”, afirma el investigador para explicar por qué optaron por un determinado proveedor y tipo de lana (especie arbórea). “Ahora continuamos con la intención de dar un paso más y vamos a probar con el descarte industrial, donde aparecerá una variabilidad de especies controlada y entrarán en juego otras pautas como el volumen disponible por cada tipo”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here