Luz López, directora del Ecosistema Más Empresa de Ibercaja.

Ibercaja lanzó un órdago en 2016: el Ecosistema Más Empresa, un punto de encuentro para organizaciones de todo tipo, desde startups hasta grandes compañías. En este lugar, el objetivo es el intercambio de ideas y la colaboración entre proyectos que comienzan y proyectos ya asentados. “Es el primer proyecto conjunto, de convivencia, para un objetivo común: impulsar el crecimiento de las organizaciones”, en palabras de su directora, Luz López.

La supervivencia de las empresas es el principal motivo por el que la entidad lanzó este ecosistema. Una organización sostenible en el tiempo y “en todos sus conceptos: no solo el económico, sino también el medioambiental y el personal, de perdurabilidad”, prosigue López.

Aunque todo ello no sería posible sin un entorno dinámico en el que los casi 4.000 usuarios (los cifra en 3.900)  que han pasado por Más Empresa pudieran aprender las claves hacia las que se orienta el mercado. Ese es el concepto que da nombre a la idea: ecosistema. López destaca su importancia: “habla de comunidades que son dinámicas y que en realidad conviven y compiten por la creación de valor que tienen gracias a esta simbiosis. La creación de valor final es mucho mayor que la generación que podría hacer cada uno de los individuos que forman parte del ecosistema de forma individualizada”.

De ahí que la colaboración entre usuarios les permita conocer y adaptarse mejor a un entorno en constante cambio. Debido a la transformación digital, los ciclos de vida de los productos son más cortos, la vida de una empresa también lo es y en ocasiones se debe a que las organizaciones “no son capaces de adaptarse a esta rapidez”, apunta. Y para conseguir empresas dinámicas con una esperanza de vida mayor, el Ecosistema pone distintas herramientas de manera gratuita a quienes se acerquen hasta este entorno completamente virtual a causa de la Covid-19.

La mirada puesta en la empresa 2025

Innovación; digitalización; sostenibilidad; transformación cultural; diversidad y emprendimiento. Seis “verticales”, apunta López, que definen a la empresa 2025: el objetivo del Ecosistema y donde enfoca gran parte de sus recursos y esfuerzos.

“Lo que queremos es construir lo que llamamos la empresa 2025. Es decir, una empresa que sobrevivirá y para nosotros una empresa que en el año 2025 una empresa que está arriba, que está sana y sigue creciendo y apostando por el territorio, tiene que tener características en seis verticales”.

En la consolidación de los seis verticales es donde Más Empresa tiene su prioridad. Una vez conseguido, otra de las líneas de actuación, explica López, es la de identificar los “retos comunes” de los usuarios que componen el ecosistema. “Así podremos darles un entorno en el que trabajen en común y, por supuesto, acompañarles en la medida en que lo necesiten”.

Las herramientas para mejorar la supervivencia de las empresas

Para ello, López desgrana las herramientas a disposición de los interesados en sumergirse en el ecosistema. Desde la información “con fuentes de primer nivel” (MIT Technology Review o artículos escritos por expertos de la comunidad) que dotan de información en cada uno de los seis verticales de la empresa 2025. Pero también lo relacionado con las tendencias y anticiparse a nuevos escenarios. “Queremos trasladarle a nuestros usuarios hacia dónde va el mundo: para estar alineados con el mercado necesitamos saber hacia dónde evoluciona la sociedad”.

El think tank creado para Más Empresa es otra de las grandes apuestas. Una “ventaja competitiva clara” al componerse de personas con conocimientos “muy especializados en distintas áreas”. Ellos son, comenta López, “los que co-crean con nosotros las distintas estrategias de futuro que queremos darle al ecosistema”.

Una vez puesta esa información en manos de los usuarios, el ecosistema concibe su formación para tener la capacidad de activar y poner en práctica esos conocimientos. “Pero antes tenemos que tener la capacidad de que los conozcan. La parte de formación trabajamos mucho con metodologías y conocimientos de actualidad”, señala López.

Las maneras de hacerlo llegar son muy variadas. Desde “píldoras de 90 a 240 minutos; webinars; action experience o sesiones de cooperación digital” hasta nuevos formatos como las que López llama “micropíldoras”. Estas son “itinerarios” de hasta 18 sesiones “en formatos de media o una hora como máximo”.

En ellos, cada uno de los asistentes (“en algunos casos, equipos de empresas”) se enfrenta a un reto de desarrollo. “Es decir, que en paralelo nos traigas un proyecto de tu empresa que tengáis que vivir durante el proceso de esas 18 sesiones. Esta parte es la que nos gusta, que es activa”.

La más reciente de esas herramientas comenzó el pasado 18 de octubre. Son las llamadas unconference. En la que se celebró, seis expertos del Ecosistema que lideran cada uno de los seis verticales analizaron la situación de la empresa en nuestro país.

Por último quedarían las soluciones que aporta Más Empresa. “Tenemos una plataforma de retos de Open innovation”, expone López. Esta plataforma permite que se expongan casos de empresas que se dinamizan entre los usuarios, con la idea de que ese intercambio de conocimiento sea dinámico y activo.

Y es así porque la generosidad entre usuarios permite que se compartan experiencias que derivan en el enriquecimiento común. “Tenemos lo que llamamos best practices. Los mejores usuarios del ecosistema comparten con otros usuarios la resolución de determinados problemas que han tenido dentro de la corporación”, desgrana la directora.

Además, pone como ejemplo de reinvención a la editorial Edelvives, que forma parte del ecosistema. “Han sido capaces de rediseñar su modelo de negocio y convertirse en este momento en la segunda editorial en el ámbito del libro de texto. Ahora son una de las primeras empresas en dar acceso a la digitalización de los alumnos con un acuerdo con Google”.

El entorno ideado por Ibercaja ofrece también servicios de consultoría centrados en el ámbito de la innovación y la digitalización y, dentro del elenco de herramientas, López dedica parte de su explicación al evento Open up.

“Esta parte del ecosistema presenta sus proyectos desde un punto de vista de conocimientos y tendencias que les ha permitido definir estas propuestas de valores y hacen una exposición desde este punto de vista. Un colectivo de empresas, a efectos de instigar a otras organizaciones ya consolidadas, a formatos de colaboración que pudieran surgir de conocimientos, tecnologías o propuestas de valor. Así, utilizan estas startups que les están dando beneficios o posicionamiento en el mercado con el objetivo de generar acciones de innovación”.

López: “Sigue habiendo muchísima necesidad de escuchar y colaborar”

Embarcada en un proyecto de tal magnitud, López comparte sus sensaciones como directora, desde donde ha aprendido “muchísimo”.

“No importa tanto el tamaño sino la actitud personal de cada uno”, desvela. Por eso, detecta aún una carencia en el tejido empresarial y emprendedor español relacionada con “escuchar y colaborar”. López está convencida de que las soluciones para las empresas en el presente y en el futuro estarán en la colaboración mutua.

En este sentido, añade: “Desde la búsqueda de soluciones comunes, desde la búsqueda del bien común. Empezamos a trascender los límites y las fronteras de las propias personas y organizaciones para buscar soluciones que nos beneficien a todos y por supuesto al planeta”.

Tras analizar miles de casos que han pasado por el ecosistema, ve fundamental que en un contexto como el actual se dé el paso de salir de nuestra zona de confort. “Si estamos mucho más preparados para pensar en encontrar las soluciones de una forma diferente y no como las hemos aprendido habitualmente, tendremos más oportunidades para seguir adelante y ver el futuro”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here