Una investigación liderada por el español Carlos Enrique Hermida despeja las incógnitas en torno a las Líneas de Nazca

El proyecto Salvar Nazca descubre que los famosos geoglifos de Perú son un complejo sistema de canales de riego. Las conclusiones se presentarán en febrero dentro del Congreso Internacional de Turismo Cultural de Córdoba
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

“No sólo hemos desvelado el misterio con numerosas y contundentes pruebas, sino que también hemos descubierto un sistema que puede salvar millones de vidas en todo el mundo”. El español Carlos Enrique Hermida, director de diseño en Ingeniería, encabeza el equipo internacional Salvar Nazca, un grupo multidisciplinar que ha determinado que los enormes geoglifos que conforman las Líneas de Nazca, en Perú, son en realidad un complejo sistema de canales de riego de vastas extensiones de desierto.

El hallazgo de esta técnica, datada en la época preinca, supone un antes y un después para el yacimiento arqueológico, uno de los principales atractivos turísticos del país andino. Como explica Carlos Enrique Hermida a este diario, hace ocho años comenzaron el estudio de ingeniería inversa con técnicas de ingeniería civil a partir de los datos sobre las Líneas de Nazca (que abarcan un área de 2.500 km cuadrados) obtenidos por distintas vías. “Hemos usado tecnología informática, tratamiento de imágenes por satélite o programación especializada en cartografías actualizadas”, apunta el investigador. “Han sido muchas horas de trabajo; de cálculos y coordinación de datos”.

Salvar vidas

El objetivo de estos canales era controlar y aprovechar el agua en las diferentes estaciones del año ante las condiciones de humedad cambiantes en la región. Los integrantes de Salvar Nazca consideran que es un método aplicable a zonas con problemas de abastecimiento de agua. “La forma que tiene el ser humano de conseguir agua de la naturaleza es bastante invasiva y, en general, poco sostenible”, afirma Carlos Enrique Hermida. “El agua es un bien que no se puede ‘fabricar, solo tratar. Hasta ahora la ingeniería ha utilizado los métodos más caros y menos eficientes. Desarrollar un sistema de captación de agua no invasivo es fundamental para la sostenibilidad de nuestro ecosistema, más aún cuando puede ser muy válido en zonas de pobreza hídrica”.

El descubrimiento pone el acento en cómo es posible mejorar y aprovechar los conocimientos ancestrales aplicando los avances de la ingeniería actual. “Los numerosos desiertos del planeta pueden ser transformados en espacios donde cosechar agua”, asegura Hermida.

“Nuestro futuro está más allá de la arqueología”

El proyecto se presentará en Córdoba dentro del VII Congreso Internacional Científico Profesional de Turismo Cultural, que se celebra en formato online los próximos 17, 18 y 19 de febrero. Dirigido por la Dra. y Catedrática de la Universidad Loyola Andalucía, Mª Genoveva Millán Vázquez de la Torre, Carlos Enrique Hermida considera que el congreso Salvar Nazca para mostrar que nuestro futuro está más allá de la arqueología. “En tiempo de pandemia, muchas de las formas anteriores de proceder se han visto superadas. Desde Galicia podemos cambiar gran parte del mundo con esta técnica sin daños para el medio ambiente”, concluye en investigador.

[Te puede interesar leer: “Descubierta con inteligencia artificial una figura humanoide en las Líneas de Nazca]

Junto a Carlos Enrique Hermida, es parte del equipo de Salvar Nazca el investigador peruano Luis Cabrejo, coautor del descubrimiento. Lo completan la turismóloga y doctora en Historia del Arte Ana Mafé García y el ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, Xosé Manuel Carreira Rodriguez.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

ZONA VIP

Accede a tus contenidos exclusivos

ZONA VIP

Accede a contenidos exclusivos

Suscribete a nuestra newsletter semanal