[jet_engine component="meta_field" field="antetitulo"]

Liiffe, una app turística para conocer un nuevo destino a través de la vida de un autóctono

Algunas de las experiencias a las que pueden optar los huéspedes son vivir un fin de semana como un golfista en la Costa del Sol, un ambientólogo en Sevilla o un cantante bohemio de Jazz en Madrid
Liiffe
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La aplicación Liiffe nace para que un viaje a una ciudad desconocida sea una oportunidad para descubrir los restaurantes más atractivos, los locales de moda, dónde comprar productos de calidad o qué lugares que frecuentan los autóctonos. Es para que los huéspedes disfruten de una experiencia guiada por los que más saben, los anfitriones, y para que puedan incluso ponerse en su piel a través de sus aficiones. Algunas de estas opciones son vivir como un golfista en la Costa del Sol, como un ambientólogo en Sevilla o como un cantante bohemio de Jazz en Madrid.

La idea surgió en un viaje de amigos a Los Ángeles en el que Esperanza Molina, CEO de Liiffe, se tuvo que enfrentar a una noche en la que no encontraba un buen plan. Al final, un amigo de un amigo que trabajaba allí les recomendó una fiesta. Y ahí empezó a fraguarse la idea. “Nace porque a los socios que formamos la empresa nos encanta viajar y siempre nos enfrentamos a las mismas preguntas: qué ver, qué hacer, dónde estar. Y las queremos responder sin caer en turistadas”, define. Para ella, las herramientas como los blogs suelen ser estáticas y estar desactualizadas: “A lo mejor está de moda salir por una zona y a los meses cambia”.

La aplicación da la opción de ser huésped o anfitrión, y si se elige lo primero aparecen tres modalidades: ​​‘Urban’ (ciudad), ‘Natura’ (campo) y ‘LiiffeStyle’ (una actividad concreta). “Si alguien selecciona la experiencia de ser un golfista en la Costa del Sol puede acceder a una breve descripción. Una vez llegue a su destino, podrá escanear un código QR creado por el anfitrión. Ahí aparecerá, por ejemplo, dónde suele a desayunar, qué le gusta pedirse, qué restaurante ir para ver el atardecer en la playa, o incluso puede concertarle una cita con los amigos que suelen acompañarle al club de golf”, enumera, y explica que, aunque no llegan a conocerse nunca porque el alojamiento es solo para el invitado, pueden seguir en contacto por chat.

Por su parte, el dueño del apartamento solo necesita la licencia de alquiler y cumplir la legalidad de la comunidad para registrarse. Al ser un servicio más personal también tienen la oportunidad de ganar entre un 30 y un 50 % más que en otras aplicaciones como Airbnb.

A la CEO de la empresa la idea le recuerda a películas como ‘The Holiday’, en la que Cameron Díaz y Kate Winslet hacen un intercambio de casas por unas vacaciones. Los usuarios de Liiffe pueden optar a lo mismo, pero durante un fin de semana. Por 95 euros pasarán unos días en el hogar y la rutina de otro, mientras esa persona disfruta de sus costumbres y su casa.

Por el momento, hay disponibles 20 experiencias, y otras están aún en revisión. Lanzaron la aplicación en temporada alta, en agosto, y había pocos hogares disponibles; así que ha sido este último septiembre cuando han percibido un mayor impulso. Trabajan en un acuerdo con la Federación Española de Asociaciones de Viviendas y Apartamentos Turísticos (FEVITUR) para hacer una prueba con dos o tres ciudades principales. Y en noviembre harán una campaña para captar la atención de los viajeros con la colaboración de influencers con muchos seguidores. “De golpe entrarán cientos de usuarios”, asegura Molina.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Últimas noticias

Recomendadas

Deja un comentario

Anuario de la Innovación en España 2020