Laura Medialdea Accion contra el hambre

Licenciada en Bilogía por la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), Laura Medialdea realizó un Máster Oficial en Biomedicina en la Universidad de Alicante. Actualmente está terminando el doctorado en Biología en la UAM. El objeto de sus tesis es el estudio del dimorfismo sexual del cráneo humano a partir de técnicas de Morfología Geométrica (MG).

Estas técnicas son las que ha empleado para desarrollar el proyecto SAM Photo Diagnosis App®, del que es investigadora principal y coordinadora, y que puede revolucionar el diagnóstico y la anticipación en la desnutrición infantil. La iniciativa esta siendo desarrollada dentro de Acción Contra el Hambre, donde Medialdea también ejerce como experta en investigación para el diseño y la ejecución de otros proyectos y actividades, además de representar a la organización en eventos científicos y técnicos a escala internacional.

Salvar vidas

En resumen, SAM Photo Diagnosis App® busca desarrollar una aplicación gratuita en Android que posibilite, sin conexión a Internet, clasificar de manera rápida, sencilla y fiable el estado nutricional de un menor de entre 6 y 59 meses. Lo hará a partir de imágenes de su cuerpo que no permitan su identificación personal.

La idea llegó a Acción Contra el Hambre hace cuatro años, cuando Laura Medialdea, en su segundo año de tesis, consiguió un contrato como investigadora de la UAM dentro de un proyecto en el que participaba Dra. María Dolores Marrodán, profesora de la Universidad Complutense de Madrid, cuyo grupo de investigación colaboraba con la ONG desde hacía tiempo.

“Fue ella quien me animó a presentarles una investigación en la que la Morfometría Geométrica, unida a la tecnología móvil, se aplicase a la desnutrición. Les gustó, se pusieron a buscar financiación para llevarlo a cabo y me contrataron. Es de agradecer la confianza que depositaron en mí y en el proyecto”, señala la investigadora.  

Modelo complejo y sofisticado

La técnica MG identifica una serie de puntos homólogos en imágenes (2D o 3D) que describen las estructuras a estudiar. Posteriormente, esos puntos se registran en coordenadas (x,y). Los sets de coordenadas obtenidos de varios sujetos se superponen, y es entonces cuando es posible analizar y visualizar las diferencias morfológicas entre ellos.

Las técnicas MG no habían sido aplicadas con anterioridad en seres humanos vivos”, apunta la investigadora. “A nivel científico, el primer reto pasó por crear un modelo de puntos anatómicos homólogos que registrara la forma del cuerpo humano”. Dada la variabilidad en la distribución de la masa corporal entre individuos, Medialdea ideó una solución consistente en basar el modelo en puntos osteométricos (huesos) y otros puntos anatómicos concretos, como el ombligo. “Después, hicimos una serie de cálculos geométricos simples entre ellos y proyectamos los puntos resultantes sobre el contorno tras fijar una guía de orientación”.

La siguiente barrera tenía que ver con la inevitable toma de fotografías. “Es complicado que un niño se quede quieto, así que opté por una metodología en la que los pequeños están tumbados. Identificamos diferentes posiciones desde las que fotografiarles, teniendo en cuenta aspectos de anonimización de imágenes y detalles técnicos referidos al escenario fotografiado”.   

Primeras pruebas

Tras testar el modelo con niños y niñas de colegios y guarderías de Madrid y hacer algunos ajustes, Laura Medialdea y su equipo estaban listos para experimentar sobre el terreno.  Había que empezar a registrar las diferencias morfológicas entre sujetos sanos y desnutridos. El lugar elegido fue Senegal, por diversas razones.

“Es un país seguro y políticamente estable”, detalla la investigadora. “Dispone de un sistema de salud que trata gratuitamente a los menores de 5 años que padecen desnutrición aguda, existe un comité de ética para la investigación nacional y, lo más importante, universidades locales dispuestas a empoderarse con el proyecto”.

Fue así como en 2016 comenzaron a colaborar con un grupo de investigación en nutrición de la Universidad Cheick Antha Diop de Dakar. “Ellos son nuestro referente académico en temas de desnutrición. Además, colaboran activamente en el proyecto y en todas las actividades que realizamos en Senegal”.

El último escollo para arrancar llegó a comienzos de 2017, cuando hubo que abordar el diseño de la aplicación móvil. SAM Photo Diagnosis App® se alió con Tyris Software, ligada entonces a la Universidad Politécnica de Valencia, y experta en soluciones de imagen. “Identificaron las necesidades tecnológicas del proyecto y lanzaron un primer prototipo. Con su apoyo hemos conseguido que investigación y tecnología puedan materializarse en una solución que pronto ayudará a salvar vidas”. 

Momento actual

“En este sector es complicado conseguir financiación para investigación base”, dice Medialdea, cuyo proyecto requiere de estos apoyos para llevar a buen puerto su desarrollo científico-tecnológico, “teniendo en cuenta además los recursos humanos necesarios”. “Hemos creado la app de la nada, y su línea de investigación es pionera. El riesgo es que quede obsoleta al dilatarse en el tiempo su ejecución por falta de recursos”.

Una vez concluidas las primeras etapas de la investigación, Laura Medialdea y su equipo trabajan en la publicación de los resultados. Entretanto, han ampliado el tamaño de la muestra de la población senegalesa con la que entrenar los clasificadores diseñados y aumentar así su precisión.

En paralelo, el equipo estudia los distintos grados de desnutrición aguda para que la app indique si ésta es severa, moderada, o si existe riesgo de padecerla. “Seria muy relevante que lográsemos trabajar en la prevención. Es un objetivo ambicioso que contribuiría a erradicar el hambre”. Los estudios preliminares a este respecto llegarán en septiembre de este año.

En todo caso, la propuesta supondría un cambio de paradigma en el diagnóstico de la desnutrición aguda debido, en primer lugar, a su objetividad. “El único observador es el móvil, lo cual evita incurrir en los errores de los métodos actuales, basados en mediciones antropométricas”. Laura Medialdea añade que la app tiene en cuenta los dos indicadores antropométricos considerados por la OMS para diagnosticar la desnutrición aguda: relación peso/talla y perímetro braquial.

La sombra del coronavirus

El pasado 13 de febrero, Laura Medialdea debía viajar a Senegal para trabajar en varios ajustes de la app, necesarios para adaptarla al contexto del país africano. La idea era empezar a pilotarla en septiembre, antes de su lanzamiento definitivo a mediados de 2021. “Aunque no he podido desplazarme, hemos logrado llevar a cabo casi todas las actividades planificadas de manera virtual”.

La mayor preocupación que se cierne sobre el proyecto y sus siguientes pasos es desconocer cuál será el escenario en septiembre. “En torno a ese mes se registra el pico de desnutrición infantil en Senegal. Las regiones del país en las que trabajamos sufren hambre estacional, provocada en buena parte por la crisis climática”.

La investigadora admite desconocer cómo influirá el COVID-19 en ese momento que ya de por sí será complicado. “Haremos todo lo posible por desarrollar la herramienta y empezar a diagnosticar y referir casos de desnutrición a la vez que validamos la app. Hay muchas cosas del virus que no sabemos, pero podría aumentar complicaciones médicas muy ligadas a la mortalidad infantil como son las infecciones respiratorias”.

En cuanto a su visión general sobre la emergencia derivada del coronavirus, Medialdea opina que se trata de una crisis global, en dimensiones e impacto, ante la que no podemos limitarnos a ofrecer respuestas nacionales o locales. “Hay que actuar de manera global. No podemos dejar a nadie atrás”.

La responsable de Acción Contra el Hambre teme que ahora sean desatendidas otras crisis humanitarias, relacionadas con conflictos o emergencias climáticas. “La posible reducción en las donaciones desde los países en estado de alarma hacia los países en desarrollo a buen seguro agravará la situación”.

Futuro

Una vez adquieran el conocimiento y la experiencia suficientes, la investigadora afirma que escalarán el proyecto y lo llevarán a otros lugares. “Acción Contra el Hambre está presente en más de 40 países, por lo que aplicar las lecciones aprendidas más allá de Senegal no será difícil”. 

La propia utilidad de SAM Photo Diagnosis App® también podrá explorar nuevos territorios en un futuro próximo. “La metodología es válida en el estudio de otras patologías. Nuestro siguiente objetivo es abordar la desnutrición crónica o el retraso en el crecimiento. Ya trabajamos con nuestro equipo basado en Guatemala, donde comenzaremos la investigación. En cuanto a otras aplicaciones; son muchísimas, basta con pensar en las múltiples causas que pueden alterar la forma del cuerpo humano en algún momento de nuestra vida”.

Muy personal

Son varios los momentos que forjaron la vocación de Laura Medialdea. “Supongo que mi primera motivación fue mi familia en general, y mis padres en particular, pues siempre me dejaron elegir con qué jugar. Recuerdo que pasé gran parte de mi infancia y adolescencia pinchándole el dedo a mi abuelo para tomar una gotita de su sangre y verla al microscopio sin mucho éxito. Y me llena de nostalgia aquel cumpleaños de mi segundo año de carrera en el que mi familia me regaló un microscopio ‘de verdad’ y por fin pudimos mi abuelo y yo completar el experimento”.

“En mi último año de instituto, fueron infinitas las horas que hacía pasar a mi compañera de laboratorio de la asignatura de Biología y mejor amiga (ella ahora es economista) mirando las bacterias del yogur o nuestra saliva en el microscopio, o haciendo disecciones de cangrejos y truchas”.

“Inicialmente, cuando debíamos elegir carrera, yo pensaba en la medicina porque me parecía la que más oportunidades laborales tenía. Mi profesor de Biología me dijo algo así como: “¿Medicina? Con las horas que nos has hecho pasar en el laboratorio tú deberías ser bióloga”. Algo preocupada hablé con mis padres, y ellos me dijeron textualmente: “Tú estudia lo que te guste porque para trabajar en lo que no quieras ya tienes toda la vida”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here