Gloria Pérez (izq.) y Sara Trujillo-Alemán (derch.), dos de las coordinadoras del estudio sobre las desigualdades de salud entre las mujeres que son madres

Las mujeres con altos ingresos cuentan con más posibilidades de cubrir sus necesidades en el momento de la crianza, por lo que la posición socioeconómica y la clase social influyen en la maternidad.

Así se recoge en un estudio del CIBER de Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP) que analiza los procesos y contextos que influyen a nivel internacional en estas desigualdades. En el caso de las madres en solitario, se evidencian peores resultados de salud que las que viven en pareja.  Se ha constatado, además, que presentan peor salud si lo son por causa de una separación o por quedar viudas frente a las madres en solitario por decisión propia. 

El informe ha resaltado los estudios que analizan las desigualdades de salud en diferentes contextos socioeconómicos y políticos, y si bien las madres solteras en España se podrían considerar como un grupo desfavorecido, en países con Suecia no sufren esta circunstancia por sus ayudas públicas. Del mismo modo, tienen muchas menos posibilidades de ser pobres en Noruega que en Canadá porque reciben transferencias sociales más generosas.

Políticas de equidad

Tal y como afirma Carme Borrell, jefa de grupo del CIBERESP en la Agencia de Salud Pública de Barcelona, “unas políticas de bienestar generosas podrían amortiguar la brecha de género y aumentar los deseos de ser madre en las mujeres. Asimismo, deben garantizarse sus derechos laborales, porque la crianza se percibe como una pérdida de perspectivas en el mercado de trabajo”. 

Precisamente, el informe evidencia que las madres solteras son con más frecuencia desempleadas y con mayor riesgo de pobreza, lo que podría explicar sus desigualdades en materia de salud.

Según explican las investigadoras del CIBERESP (dirigidas por  Carme Borrell) Sara Trujillo, Gloria Pérez, Jillian Reynolds y Silvia Rueda, “se debe prestar más atención a las madres más desfavorecidas, promoviendo políticas de equidad de salud universales complementadas con específicas para este grupo”.

Las autoras inciden, además, “en la predisposición a la mala salud en la exposición a ciertos riesgos, como los problemas relacionados con el desempleo, condiciones de la vivienda y la falta de apoyos sociales, lo que podría generar una mayor susceptibilidad y estratificación de la sociedad”.

Entorno familiar

Las redes comunitarias y familiares influyen en la forma en que las madres organizan la educación de sus hijos y el apoyo social ha demostrado ser un factor protector para su salud, ya que mejora el bienestar psicológico. Asimismo, las interrelaciones entre el estado, el mercado laboral y la comunidad dependen de las diferencias en los modelos de política familiar, por lo que, cuando se promueven políticas de empleo de conciliación, menores son las dificultades para equilibrar trabajo y maternidad.

El caso de “modelo tradicional de política familiar” está ejemplificado por España, donde la protección social se basa en el apoyo familiar, en contraste con un papel más central del estado, con las mujeres desempeñando el rol de cuidadoras y con una menor incorporación al mercado laboral.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here