Las lombrices podrían ayudar a descontaminar suelos

lombrices y suelos contaminados

Las lombrices facilitan la extracción de los residuos de la fabricación del lindano y reduce la toxicidad de los suelos. Ésta es la principal conclusión de un estudio liderado por el CSIC. Para ello, los investigadores han analizado el contenido de diferentes contaminantes en suelos del entorno de un vertedero investigando, además, los efectos sobre la fauna del suelo y el potencial papel de las lombrices en la descontaminación del terreno.

Según han destacado los investigadores, esta utilidad de las lombrices se daría en suelos con una carga contaminante media. En cambio, los más contaminados afectan al metabolismo de la comunidad bacteriana, reducen su capacidad de degradar las sustancias de las que se alimentan y pueden producir la muerte de las lombrices en plazos muy cortos de tiempo.

Enrique Navarro, coordinador del estudio, ha explicado que el objetivo ha sido “por un lado, analizar la presencia de diferentes compuestos químicos, residuales de la producción de lindano, en los suelos del entorno  del vertedero; por otro evaluar diferentes respuestas de organismos clave en el funcionamiento ecológico de los suelos, como son las comunidades microbianas y las lombrices”. En este sentido, ha resaltado que han logrado demostrar cómo los suelos contienen sustancias capaces de modificar el funcionamiento ecológico de los mismos, alterando el “la comunidad bacteriana y expulsando a organismos clave como son las lombrices. Además hemos detectado en estos mismos suelos la presencia de sustancias o mezclas capaces de provocar disrupción hormonal”.

En cuanto al papel de las lombrices como herramientas para la restauración de suelos, la investigación ha podido comprobar que, tras unos pocos días de actividad, incrementaron la extracción de isómeros de lindano, facilitando la biodegradación de compuestos y reduciendo la capacidad de provocar alteraciones en suelos que presentaban un nivel de contaminación bajo o medio.

Estos trabajos se realizaron en microcosmos, es decir, en pequeños contenedores plásticos donde se simulaban diferentes tipos de suelos. Sus resultados, ha concluido Navarro, no sólo informan acerca del potencial efecto como disruptores hormonales de mezclas de compuestos químicos”. También han abierto la vía para utilizar las lombrices en la limpieza de “suelos contaminados con mezclas tan complejas y peligrosas de residuos orgánicos”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here