La vuelta al mundo de Telefónica Yamaha Globalrider ya es una realidad

Globalrider

La aventura solidaria Telefónica Yamaha Globalrider, la primera vuelta al mundo en solitario en una moto conectada, ha concluido con éxito. Hugo Scagnetti ha hecho realidad su lema “avanzar es la única forma de regresar” y ha llegado a Madrid, tras recorrer 37.000 kilómetros de 13 países diferentes de Europa, Asia y América. Como ya avanzó Innovaspain, el objetivo del reto era recaudar fondos para los trabajos de investigación del tratamiento  de la necrosis avascular con células madre de los  servicios de Hematología del Hospital Puerta de Hierro y de Traumatología del Hospital La Paz de Madrid. Tres meses después, Scagnetti ha cumplido su palabra.

“He querido demostrar que se puede dar una vuelta al mundo en moto tras sufrir un grave problema de salud y buscar fondos para seguir desarrollando una tecnología que puede mejorar la vida de muchas personas que sufren la misma enfermedad que yo”, ha comentado Scagnetti acerca de su experiencia. El piloto, que ha tenido la oportunidad de experimentar por primera vez innovadoras tecnologías aplicadas al mundo del motor, ha terminado el viaje con los objetivos cumplidos tanto en la vertiente solidaria del proyecto, que continúa aunque el viaje haya concluido.

Además del recorrido en moto, Scagnetti ha cruzado en ferri el mar Adriático, el Caspio y el Mar de Japón y en avión los océanos Pacífico – de Seúl a San Francisco- y Atlántico -de Toronto a París-, transmitiendo en tiempo real desde la temperatura exterior o la presión de los neumáticos hasta su estado anímico gracias a una combinación de Tecnologías IoT, Cloud  y M2M que ha permitido estudiar su comportamiento y el de la máquina y hacer su seguimiento en remoto.

Obstáculos del recorrido

Scagnetti ha reconocido “ciertas dificultades a lo largo del viaje” que le han llevado a tomar decisiones importantes sobre la marcha como la de rectificar la ruta establecida para evitar zonas de conflicto. Así, al salir de Estambul camino a La Capadocia, decidió bordear el Mar Negro, pues se acababa de producir un atentado en la capital turca y quiso evitar algunas ciudades de la planificación inicial por precaución. También rectificó la ruta en Estados Unidos, donde finalmente se dirigió por el norte del país hasta Canadá para agilizar el cruce del Atlántico bajo un programa especial llamado Flight with your bike por el que pudo hacer el trayecto en menos de 10 horas y seguir rodando en Francia a la mañana siguiente para llegar a Bretaña donde lo esperaba su familia.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here