El Vicerrectorado de Igualdad y Acción Social de la Universidad de Barcelona, a través de la Unidad de Igualdad, ha editado el libro electrónico 'Les primeres professores de la Universitat de Barcelona' (descargar gratis aquí), en reconocimiento de la labor académica y social de dieciséis pioneras en la enseñanza universitaria en Cataluña.

Todas ellas se convirtieron en referentes a lo largo del siglo pasado y, sin embargo, desde la UB afirman que “no han tenido el reconocimiento que merecían”. Así, las semblanzas reunidas en el libro atienden a la labor de María Lois (1896-1933) en la facultad de Biblioteconomía, Carmina Virgili (Geología), María de Bolòs (Geografía) o Dolors Aleu (Medicina), quien defendió su candidatura para estudiar Medicina en 1882 y consiguió ser la primera médica de España.

Como explica a este periódico la vicerrectora de Igualdad y Acción Social de la UB, Maite Vilalta, la publicación se aproxima a la trayectoria y biografía de profesoras que, por primera vez, alcanzaron una posición docente en sus respectivas facultades. “El criterio es ese porque la finalidad del volumen es visibilizar el acceso a la enseñanza universitaria; en ocasiones de forma muy tardía y, en otras, de modo totalmente pionero”; casos estos últimos en los que, según Vilalta, “la elección coincide asimismo con aportaciones de estas mujeres a la esfera social en España y Cataluña, también para el feminismo”.

Vilalta admite que lo más complicado ha sido el trabajo investigador necesario para identificar qué mujeres abrieron la veda en cada facultad en un terreno dominado en exclusiva por hombres hasta el ese momento. “Las indagaciones continúan y completaremos la publicación más adelante”.

El libro se enmarca en el contexto de la política de igualdad de la Universidad de Barcelona. “Acabamos de completar un nuevo protocolo contra el acoso sexual por razón de sexo, género y orientación sexual, con su correspondiente programa formativo y de difusión”, apunta Vialta, quien detalla que, en una escala más amplia, la institución educativa está inmersa en el diseño del nuevo Plan de Igualdad –el tercero- que mejorará al actual.

Las campañas de visibilización de referentes femeninos son otra constante en las facultades de la UB, donde los nombres propios muestran de forma más nítida su labor en diferentes ámbitos, una difusión complementada con otras medidas como haber bautizado a centros y aulas con representantes destacadas de cada disciplina o el lanzamiento del premio a los mejores TFG y TFM con perspectiva de género.

En cuanto a la brecha de género en al ámbito STEAM y al decreciente interés que las jóvenes estudiantes muestran por estas ramas –con especial incidencia en ingenierías como la informática- Vilalta anticipa que son preocupaciones que forman parte de la base del citado III Plan de Igualdad, si bien considera que trata de un problema que nace en una fase en la que la universidad no tiene mucho campo de actuación. “Sí nos implicamos en destacar la trayectoria de nuestras mujeres y en otras medidas que impulsen estas carreras”.

Por otro lado, Vilalta anuncia que las universidades catalanas se encuentran en el proceso de decisión sobre la convocatoria del primer premio a la mejor contribución a la perspectiva de género. Un galardón que forma parte de los Premios Vicens Vives y que prevé una mención a Mª Encarna Sanahuja, arqueóloga y profesora de la Universidad Autónoma de Barcelona, fallecida en 2010, con una reconocida trayectoria feminista.

En la misma línea, Vilalta destaca iniciativas como la recomendación de autoras en las bibliografías docentes, o las citas por el nombre completo, "que visibilizan la autoría femenina y no la diluyen en unas iniciales", como ejemplos de políticas generales de visibilización. Por otra parte, el vicerrectorado de Igualdad y Acción Social también está impulsando una serie de debates sobre feminismo con expertas que han dedicado buena parte de su trayectoria profesional a este campo. “A su vez, en las respectivas facultades, cada comisión de igualdad impulsa la construcción de referentes femeninos que permitan a nuestras estudiantes identificarse con un futuro profesional igual de brillante que el que espera a sus compañeros masculinos”, concluye Vilalta.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here