Ilustración de la nave New Horizons sobrevolando Ultima Thule el Día de Año Nuevo. / NASA/JPL/JHUAPL
Ilustración de la nave New Horizons sobrevolando Ultima Thule el Día de Año Nuevo. / NASA/JPL/JHUAPL

Tras sobrevolar en 2015 el planeta enano Plutón, la nave New Horizons de la NASA ha vuelto a realizar otra aproximación a un objeto situado mucho más lejos: 2014MU69, más conocido como Ultima Thule (que en latín significa “lugar más allá del mundo conocido”).

Este nuevo sobrevuelo se ha producido en las primeras horas de Año Nuevo, a unos 6.400 millones de kilómetros de la Tierra, en el enigmático Cinturón de Kuiper, una región de cuerpos primordiales que contiene las claves para comprender los orígenes del sistema solar, según informa la Agencia Sinc.

"Además de ser el primero en explorar Plutón, hoy New Horizons ha sobrevolado el objeto más distante jamás visitado por una nave espacial y se ha convertido en el primero en explorar directamente un objeto que contiene restos del nacimiento de nuestro sistema solar", ha destacado Jim Bridenstine, el administrador de la NASA.

Las señales que confirmaban que la nave espacial estaba en buen estado y que había registrado bien los datos científicos sobre Ultima Thule llegaron, a través de las antenas de la Red de Espacio Profundo de la NASA en Robledo de Chavela (Madrid), al centro de operaciones de la misión: el Laboratorio de Física Aplicada (APL) Johns Hopkins.

"New Horizons funcionó como estaba previsto, realizando la exploración más lejana de cualquier mundo a lo largo de la historia", ha subrayado el investigador principal Alan Stern, del Southwest Research Institute en Boulder (Colorado). "Los datos que tenemos parecen fantásticos y ya estamos conociendo mejor a Ultima”.

Las imágenes tomadas durante la aproximación de la nave espacial, que llevaron a New Horizons a tan solo 3.500 kilómetros de su objetivo a las 06:33 horas del día 1 de enero, revelan que este objeto del cinturón de Kuiper puede tener una forma similar a un bolo, girando de extremo a extremo, con unas dimensiones de aproximadamente 32 por 16 kilómetros. Aunque existe otra posibilidad: que esté formado por dos cuerpos separados que orbiten entre sí.

En cualquier caso, los datos del sobrevuelo ya han resuelto uno de los misterios de Ultima Thule, demostrando que está girando como una hélice con el eje apuntando aproximadamente hacia New Horizons. Esto explica por qué, en imágenes anteriores, su brillo no parecía variar mientras giraba. El equipo aún no ha determinado su período de rotación.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here