La relación administración-empresa en el país del “mío, mío, mío”

Clara Eugenia García, directora general de política de I+D+i del MINECO interviene en el I Foro GAC para la Innovación

Clara Eugenia García durante su intervención en el I Foro GAC para la Innovación
Clara Eugenia García durante su intervención en el I Foro GAC para la Innovación

“Hablamos mucho de la cooperación público-privada en I+D o de cómo definir instrumentos para fomentar esa colaboración, pero nos faltan espacios y puntos de encuentro para tener un diálogo de tú a tú”. Así de rotunda se mostraba Clara Eugenia García, directora general de política de I+D+i del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad durante su intervención en el I Foro GAC para la Innovación, organizado en Madrid por GAC España. Para García, “la única forma” de sacar adelante un modelo de colaboración público-privada efectivo “es que hablemos, y la administración debe ser facilitadora de este encuentro y tomar nota de las barreras que lo están impidiendo”.

En una análisis “realista” de los déficits que España ha de superar para iniciar la aproximación al volumen que el I+D ocupa en países del entorno europeo o en EE.UU, la responsable pública añadía que no se trata sólo de adoptar una nueva estrategia de innovación, sino que hay que aplicar una adecuada política educativa y formativa desde edades tempranas además de políticas sectoriales “en las que la regulación no sea un freno para innovar”, y cultura, “una cultura de la innovación no sólo desde un punto de vista creativo, sino también como consumidores, como afectantes de la innovación”.

“Este es el país del mío, mío, mío, y así es difícil crear entornos para determinar qué país queremos ser, teniendo claro que a todo no se puede disparar y que hay que decidir adonde queremos ir”- explicaba García en alusión a los recelos que en el entorno del desarrollo de la innovación, la investigación científica o las patentes imperan a la hora de compartir avances y progresos incluso con los colegas de trabajo, un sinsentido con menos vigencia que nunca, según la representante del Ministerio, en un tiempo en el que la convergencia tecnológica hace que los sectores tal y como los entendemos hoy vayan a desaparecer. “Si subsisten es porque nuestros sistemas de clasificación son del siglo pasado… Es importante romper con esto, pero nos falta masa crítica y atomización. Desde luego, el panorama no pinta bien”.

Y aunque no pinta bien, entre las fortalezas españolas en lo referido a I+D que desde la administración pretenden potenciar se encuentra conectar las distintas ‘islas de excelencia’ para configurar una red con puntos de unión hasta ahora inexistente, fomentar que las empresas hagan un mayor uso de las infraestructuras públicas, mantener los buenos resultados que el país genera en producción científica o liderar áreas en las que España ya tiene parte del camino recorrido como la investigación agraria, forestal, agroalimentaria, oceanográfica y pesquera.

“Lo que buscamos desde la administración es abandonar el modelo lineal y promover una mayor interacción entre las partes para lo que necesitamos acabar con algunas limitaciones y corsés”, ha explicado García, que ha insistido en la confianza como la clave para avanzar, una cuestión en la que España tiene mucho que aprender, paradigma de la innovación en Silicon Valley o en el MIT, donde la gente “intercambia, pregunta, duda, comparte… Eso aquí, hoy por hoy, no existe”, pero no ha restado a la administración de una fórmula de éxito en la que las políticas públicas “tienen el reto de sentar las bases de esa confianza empezando por generarla y por transformarse, por rendir cuentas de verdad. Y en esas estamos”- concluía.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here