La movilidad en el espacio iberoamericano, objetivo de la XXV Cumbre de Jefes de Estado

El rey de España en la primera sesión plenaria de la XXV Cumbre Iberoamericana
El rey de España en la primera sesión plenaria de la XXV Cumbre Iberoamericana

El rey de España ha aprovechado su intervención en la primera sesión plenaria de la XXV Cumbre Iberoamericana, celebrada ayer, para enumerar una serie de “retos para el futuro” entre los que ha destacado el de la movilidad.

“En el ámbito académico, tenemos el ambicioso objetivo de alcanzar 200.000 movilidades para el año 2020, a través de la iniciativa Campus Iberoamérica”, ha señalado Felipe VI. “Por esta vía estamos dando mayores y mejores oportunidades a estudiantes, profesores e investigadores, creando así un verdadero espacio del conocimiento iberoamericano”.

“Pero junto a la movilidad académica debemos subrayar nuestro compromiso con la movilidad de talentos entre nuestros países –ha continuado-. Animo a todos los países y a la Secretaría General Iberoamericana a seguir impulsando la elaboración de un convenio-marco que permita eliminar las barreras migratorias, profesionales y educativas a la circulación de jóvenes en prácticas, directivos y trabajadores, profesionales titulados e investigadores, inversores y emprendedores, de modo que nuestras sociedades se beneficien de esta libre circulación de talentos”.

Esperanza y paz
En la misma línea, la secretaria general Iberoamericana, Rebeca Grynspan, ha enfatizado los logros de los últimos años, como la construcción de un diálogo político ininterrumpido, y el desarrollo de un modelo de Cooperación Sur-Sur y Triangular que es referente mundial por ser pionero, solidario y horizontal.

Además, a reiterado su idea de que “el talento es lo que está mejor distribuido en el mundo, pero no las oportunidades”. Para ello, Grynspan ha apostado por Campus Iberoamérica, que ha definido como la iniciativa de movilidad académica más ambiciosa en la historia de la región. Ya se han sumado más de 600 entidades públicas y privadas de 18 países iberoamericanos.

Para Rebeca Grynspan, que ha hecho varios llamamientos a la esperanza y a la paz, Iberoamérica se debe a estos más de 160 millones de jóvenes que constituyen hoy la generación más educada y exigente de la historia. “Hay que brindarles mejor educación que les prepare para el trabajo y para la vida”, ha señalado. asegurando que todos ellos quieren una región de paz, más integrada, donde sea posible construir el sueño de vivir como iguales en las diferencias.

Por su parte, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, ha argumentado que esta XXV Cumbre Iberoamericana se ha convertido en la “Cumbre de y por la paz” porque “la paz en Colombia será una realidad. Vamos a conseguir que un conflicto de más de 52 años llegue a su fin”, ha dicho.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here