La Tasa de Actividad Emprendedora (TEA) en España, el índice que mide las iniciativas con menos de 3,5 años de vida en el mercado, continúa en aumento. Se ha pasado del 5,2 % en 2016 al 6,4 % actual, acercándose así a cifras anteriores a la crisis –cuando en 2007 se alcanzó el 7,6 %–.

A pesar de este incremento, el índice en nuestro país sigue estando por debajo de la media europea, situada en el 8,7 %, aunque supera a economías como Italia (4,2 %) o Alemania (5 %). Estos datos se recogen en el Informe Global Entrepreneurship Monitor (GEM) España 2018-19, realizado por el Centro Internacional Santander Emprendimiento (CISE), la Asociación RED GEM España, Banco Santander, a través de Santander Universidades, la Empresa Nacional de Innovación (Enisa) y la Fundación Rafael del Pino.

La tasa de negocios establecidos (con más de 3,5 años en el mercado) desciende un punto, situando a España (6 %) por debajo de la media de los países con su mismo nivel de desarrollo (7,4 %), consecuencia de la baja actividad en los años de crisis.

La participación masculina en la puesta en marcha de negocios es relativamente mayor que la femenina (53,1 frente a 46,9 %), aunque la brecha de género a la hora de emprender ha disminuido por sexto año consecutivo. En la actualidad 9 mujeres inician negocios por cada 10 hombres españoles, una cifra que supera la media de Europa, donde solo se cuentan 6 mujeres por cada 10 hombres emprendedores. 

En mejoría pero por debajo de la UE

Según dicho informe, elaborado a partir de 23.100 encuestas a la población de entre 18 y 64 años y entrevistas a expertos nacionales, crece el porcentaje de nuevas empresas en el sector de la industria y transformación (de 17 % a 19 %) y aumenta la orientación exportadora (de un 25 % a un 30 %). El grado de innovación, que según GEM se da cuando una iniciativa emprendedora ofrece un producto o servicio nuevo para el mercado, se mantiene en torno al 13 %. 

En la misma línea, crecen las expectativas de generación de empleo entre los emprendedores: cerca de la mitad (48,9 %) tiene previsto crear algún puesto de trabajo en los próximos cinco años. No obstante, todas las cifras relacionadas con la calidad e impacto de la actividad emprendedora en España continúan estando por debajo de los promedios de la Unión Europea.

Respecto a las motivaciones a la hora de crear un negocio, el 70,7 % de las personas emprenden porque detectan oportunidades en el mercado, mientras que al 22,6 % lo impulsa la necesidad. Si bien antes de la crisis solo al 15 % de emprendedores los movía la falta de alternativas, los porcentajes del emprendimiento por oportunidad se mantienen estables desde 2010 y próximos a la media de Europa y Norteamérica (75,3%).

Por otro lado, el porcentaje de abandono de negocios se sitúa en el 1,7 % (frente al 1,9 % de 2017), lo que supone una mejora en la sostenibilidad de los nuevos negocios y un dato positivo frente a los países europeos, con una tasa media de abandono del 2,8 %.

El acto de presentación del informe, desarrollado en las instalaciones de la Escuela de Organización Industrial, ha servido también para reconocer a CRUE Universidades Españolas por su apoyo al entorno emprendedor, especialmente al vinculado a la comunidad universitaria.

Acto de presentación del informe GEM España.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here