Kiki: la aplicación de citas que paga a sus usuarios (por tener una cita)

Kiki app

En el creciente mercado de las citas online surge KikiApp, plataforma que pone en contacto a usuarios que quieren conocer gente mientras se divierten llevando a cabo distintos planes de ocio. Fundada en Marbella, su uso es similar al de otras apps de citas: funciona mediante geolocalización y conecta a un usuario que busca compañía con otro que está dispuesto a ofrecer su tiempo a cambio de una remuneración económica. “Solemos entender las apps de citas como una herramienta solo para ligar. Con Kiki hemos creado un producto innovador que abarca todo tipo de planes”, explica a Innovaspain Chris Urbina, es CEO de la app.

La plataforma ofrece al usuario varios planes con distintas tarifas fijas: tomar un café (5 euros), ir al cine a ver una película (10 euros), tomar o una copa (15 euros), compartir una cena en un restaurante (20 euros) e incluso viajar a otra ciudad (100 euros). De este modo, el usuario que busca un acompañante abona una cuota dependiendo del plan que elija. La app garantiza de manera íntegra que una vez se hace el pago la cita se lleve a cabo. “Antes de crear la app detectamos dos problemas: primero, que en lugares como Tinder o Badoo las chicas son saturadas a mensajes y terminan borrándose la aplicación; y por otro lado, los chicos tampoco consiguen su objetivo de lograr una cita y también acaban frustrados. Por eso hemos decidido que nuestros usuarios jueguen sobre seguro”, cuenta Urbina.

Kiki pretende ayudar a socializar a personas que, por ejemplo, llegan nuevas a una ciudad y no conocen a mucha gente, así como aquellas con trabajos con horarios incompatibles a los de sus amigos, o personas que simplemente quieren vivir una experiencia diferente y conocer a gente mientras hacen un plan a su medida. Por otro lado, la app permite a los usuarios que se registran reciben el 70% del importe que ha pagado su acompañante, mientras que la plataforma se queda el 30% de cada transacción. “Los usuarios se divierten, conocen nueva gente y encima cobran. ¿Qué más se puede pedir?”, celebra Urbina.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here