Con la colaboración de
Banco de Santander
jovenes talentos vinicolas
De izquierda a derecha: Virginia García, Paula Menéndez y Roc Gramona, tres jóvenes talentos del sector vinícola.

Los jóvenes talentos vinícolas piden paso en el sector. “Es el momento de tomar el relevo”

Pese a ser de los más tradicionales en España y exigir amplios conocimientos, el mundo del vino no está solo reservado a negocios veteranos
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

¿Existe hueco para el talento joven en el mundo vinícola? Esta es la pregunta que se ha planteado la iniciativa ‘Talento Joven de la Gastronomía’, impulsada por Basque Culinary Center, en colaboración con el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. La respuesta para Purificación González, subdirectora general de Promoción de los Alimentos de España, es clara: «Los jóvenes talentos van a despuntar en breve, no solo en el sector del vino, sino en toda la cadena agroalimentaria».

El encuentro se ha encargado de demostrar que el mundo del vino, pese a ser de los más tradicionales en España, que exige amplios conocimientos y profundidad de análisis, no está solo reservado a negocios veteranos. Enólogos, bodegueros y sumilleres con una larga trayectoria conviven en el mercado con jóvenes profesionales que demuestran que está surgiendo nuevas oportunidades en el sector. «El reto está en el equilibrio», afirma Roc Gramona, director técnico, enólogo y viticultor de Academia de poda, empresa familiar que, entre otras cosas, trabajar por mejorar la longevidad de las viñas, minimizando los problemas de enfermedades de la madera y mejorando la salud de la planta.

En su opinión, tomar el relevo en las empresas familiares «genera cierta presión por la responsabilidad que supone al menos hacerlo igual de bien que los antecesores», además de la complejidad que supone que las generaciones más veteranas decidan dar un paso al lado. Para ello, Gramona y su familia han generado un protocolo familiar para que tomar estos relevos no suponga un problema.

[Te puede interesar: El enoturismo, algo más que una escapada de fin de semana]

Coincide con él Joseba Lasa, productor de Sidra en Isastegi Sagardoa. «El cambio generacional siempre es complicado y exige mucho esfuerzo por ambas partes», asume. «La anterior generación debe saber ceder, dejar que nos equivoquemos. Y por nuestra parte, debemos ser valientes y que se nos exija. Hay que convencerles de que vales para ese puesto», reflexiona Lasa. El mundo de la sidra no es, ni mucho menos, más fácil que el del vino. Los jóvenes talentos también son necesarios en este ámbito.

«La diversificación del producto con base de manzana es una gran oportunidad de negocio para la gente joven. Hace falta hacer mucho trabajo con las variedades locales. Todo el mundo sabe que existe esta oportunidad, pero hay mucho trabajo por delante para innovar en el mundo de la sidra», sostiene Lasa.

El que mucho abarca… 

Mucho aprieta, en este caso. Y más entre los jóvenes talentos. Manuel Méndez es un claro ejemplo de ello. Desde temprana edad, ha estado inmerso en la empresa familiar, Bodegas Gerardo Méndez (Meaño, Pontevedra; D.O. Rías Baixas). En 2012, finalizó sus estudios del Ciclo Superior de VItinicultura en Ponteareas y, a continuación, entró a trabajar de manera oficial en la bodega como responsable de elaboración. Aúna los roles de bodeguero, enólogo y viticultor en Bodegas Gerardo Méndez. «El cliente ha cambiado y, por tanto, los profesionales tenemos que estar preparados para dominar todas las ramas del negocio», apunta.

Para poder abarcar y apretar al mismo tiempo -llevando la contraria al refrán-, Virginia García y Paula Menéndez tienen claro que la formación es la piedra angular para triunfar en el sector vinícola. «El mundo del vino es una carrera de fondo; hay que llevar a cabo una formación continua y aplicarla con sencillez», aseguran las fundadoras de InWine Veritas, firma de asesoría creada en plena pandemia.

Como asesoras de vino y sala, plantean su proyecto con el objetivo de «diversificar la sumillería». De este modo, combinan perfiles de sumillería, enología técnica y formación, además de gestión de la excelencia en la sala. «Cuanto más sabes sobre tu profesión mejor la transmites. En España ha habido un error profundo de marketing en torno al vino: parece que para pedir un vino hay que tener un máster y, sin embargo, pedir una cerveza no requiere de mucha complejidad. Los jóvenes podemos ayudar a que el vino se entienda de manera más sencilla, pese a la complejidad del sector», concluyen las emprendedoras.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Anuario de la Innovación en España 2020

ZONA VIP

Accede a tus contenidos exclusivos

[login_form]

ZONA VIP

Accede a contenidos exclusivos

[login_form]

Suscribete a nuestra newsletter semanal