Irán como espacio para nuevas inversiones empresariales

encuentro España e Iran

Analizar las nuevas oportunidades de inversión en Irán tras el fin de las sanciones y su vuelta a los circuitos internacionales, es el principal objetivo del encuentro empresarial que la Cámara de Comercio de España organiza para los días 18 y 19 de octubre en Teherán. A él acudirán pymes y grandes empresas españolas, centradas en sectores prioritarios como el energético, agroalimentario, petroquímico, infraestructuras, automoción y banca.

El encuentro cuenta con el apoyo de la Unión Europea y está cofinanciado con fondos FEDER. El director Internacional de la Cámara de Comercio de España, Alfredo Bonet, ha destacado que Irán es un país de 80 millones de habitantes que necesita modernizar, ante todo, su industria del petróleo y gas, así como la petroquímica. Un objetivo para el que, en su opinión, “va a necesitar contar con empresas extranjeras líderes en ese sector”.

Pero éste no es el único ámbito donde se abren posibilidades de inversión para las empresas españolas. Irán también ha marcado como prioritarios otros sectores como la industria del automóvil, la maquinaria agrícola, la industria alimentaria, los bienes de equipo, la maquinaria para la minería o las energías renovables. En este sentido, Bonet ha manifestado que “las necesidades de inversión en infraestructuras y equipos, especialmente de transporte por carretera, ferroviario o marítimo, generarán también grandes oportunidades a las empresas españolas con amplia experiencia en los mercados internacionales”.

Finalmente Alfredo Bonet ha asegurado que, en conjunto, este encuentro supone una gran oportunidad para las empresas españolas, tanto pymes como grandes, si bien ha alertado de dos factores a tener en cuenta. Por un lado, “tenemos poderosos competidores asiáticos, región con los que Irán intensificó sus relaciones tras las sanciones, y también europeos y norteamericanos”. Todo ello, sin olvidar que “subsisten dificultades importantes para la financiación de proyectos, tras los diez años de exclusión de Irán del sistema financiero internacional, y la normalización requerirá un tiempo”.

España llegó a importar 4.000 millones de euros de petróleo iraní en 2011. Pero con las sanciones, al año siguiente la cifra cayó a cero y además, las exportaciones españolas al país persa se redujeron a la mitad entre 2011 y 2015. En total, unas 350 empresas españolas, mayoritariamente pymes, exportan de manera regular a Irán, que dispone de las cuartas reservas mundiales de petróleo y las segundas de gas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here