Investigadores españoles reducen los episodios de síncopes hasta siete veces

sincope

Una investigación desarrollada por médicos de 11 hospitales españoles y uno canadiense, ha logrado reducir los episodios de síncopes hasta siete veces. El síncope es una pérdida brusca de conciencia, breve y que no exige realizar maniobras de reanimación. Se calcula que una de cada dos mujeres y uno de cada tres hombres sufrirá al menos un episodio de este tipo a lo largo de su vida.

El síncope no es en sí mismo una enfermedad peligrosa, sino que son los efectos secundarios de sufrir el desmayo los que pueden provocar graves lesiones en el paciente. Ahora, gracias a este estudio, los investigadores han concluido que “la implantación de un marcapasos se posiciona como tratamiento efectivo para el síncope recurrente en los pacientes mayores de 40 años y cuyos resultados en el test de tabla basculante deben ser positivos y con cardioinhibición”, tal y como ha explicado el doctor Gonzalo Barón y Esquivias, primer firmante del trabajo.

Se calcula que una de cada dos mujeres y uno de cada tres hombres sufrirá al menos un episodio de este tipo a lo largo de su vida. Y de todos ellos, “entre el 25% y el 30% sufre lo que se conoce como el síncope recurrente” tal y como ha destacado este cardiólogo, miembro de la Sociedad Española de Cardiología. Por eso, ha afirmado,  el trabajo se ha centrado “en aquellos que han sufrido un mínimo de cinco desvanecimientos en toda su vida y al menos dos de ellos en el último año, lo que representa entre el 5% y el 10% de los síncopes recurrentes”.

A lo largo de la investigación se han estudiado a medio centenar de pacientes con síncope recurrente a quienes se les implantó un marcapasos (DDD-CLS), que se activó de forma aleatoria en la mitad de los pacientes. Al año, se revirtió la función de los marcapasos: los pacientes que no estaban previamente estimulados pasaron a estarlo durante los siguientes doce meses y al revés con los que estaban previamente en la situación contraria.

Finalmente se comprobó que, cuando todos los pacientes estaban estimulados con el marcapasos, sólo 4 de ellos sufrieron síncopes, mientras que esta cantidad se elevaba a 21 si este dispositivo no estaba en funcionamiento. Además, destaca el doctor Barón y Esquivias, “mientras que el tiempo transcurrido hasta el primer síncope en los pacientes con marcapasos era de 29 meses, en los pacientes con las funciones del marcapasos anuladas era solo de nueve meses”.

Como conclusión, los investigadores han destacado que, si bien hasta ahora no existía tratamiento para los síncopes ni forma alguna para prevenirlos, el estudio demostrado cómo a través de la implantación de este marcapasos este tipo de episodios cardiovasculares pueden reducirse hasta 7 veces.

Actualmente, los investigadores están ampliando el estudio con un número mayor de pacientes. Tras este nuevo trabajo, y en el caso de que se confirmen los resultados previos, se espera que la implantación del marcapasos DDD-CLS se incluya en las guías de práctica clínica como tratamiento en mayores de 40 años con síncopes vasovagales cardio-inhibitorios.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here