«¿Queréis evitar revoluciones? Haced evoluciones» Jaime Balmes

Una auténtica revolución agroalimentaria es lo que se pretende con la implementación del Internet of Food. Basada en el desarrollo del Internet of Things (IoT), tiene como objetivo mejorar la sostenibilidad y productividad de las prácticas agrarias y ganaderas. Se busca fomentar la colaboración de agricultores, cooperativas, consumidores, tecnología y centros de investigación hacia una sola dirección: la transformación digital de la cadena agroalimentaria.

¿Qué es Internet of Food and Farms (IoF2020)?

Internet of Food and Farms 2020 es un proyecto de la Unión Europea que cuenta con un presupuesto de cerca de 35 millones de euros. Detrás de este proyecto está Horizon2020. Es decir, un programa de la Unión Europea que financia proyectos de investigación e innovación. Además, se encuentra avalado por un total de 71 partners, entre los que destaca Fiware.

La misión de este proyecto no es otro que el de implementar el uso de dispositivos para facilitar la gestión agrícola. Dicho de otro modo, sensores, sistemas de riego o software de gestión controlados por los actores principales en el proceso. Más particularidades de este programa son los sectores en los que se engloba. Estos son 5 y corresponden a:

  • El Internet de la Agricultura Arable (The Internet of Arable Farming)

Tiene como objetivo integrar los dispositivos IoT para recopilar datos sobre el crecimiento del cultivo. Entre estos datos están el suelo o las condiciones agrícolas y climáticas.

  • El Internet de la Ganadería (The Internet of Dairy Farming)

Mediante datos de geolocalización en tiempo real recolectados con un collar en el cuello, se pretende crear un nuevo valor añadido en la cadena lechera. Es el llamado: “grass to glass” (de la hierba al vaso).[1]

  • El Internet de las Frutas (The Internet of Fruits)

Con la integración de dispositivos IoT se intenta poner en contacto a todos los agentes que participan en el proceso. Como tal, el ensayo mostrará datos sobre pérdidas en la cosecha para lograr un mayor rendimiento y calidad de los frutos.

  • El internet de los vegetales (The Internet of Vegetables).

Cómo ejemplo citaremos el ensayo que se está llevado a cabo en Almería. «Cultivo de tomate en invernadero (producción semi-controlada). Es un caso de estudio desarrollado por Coexphal (…) y la Universidad de Almería (…). Cuenta también con el apoyo de la certificadora italiana ValorItalia. La innovación en este caso busca la integración de datos, modelos, sensores virtuales, predictores y técnicas de optimización para generar una herramienta de ayuda a la toma de decisiónes en la producción del tomate[2], incluyendo aspectos de trazabilidad y certificación. Los primeros ensayos de esta tecnología se realizarán en colaboración con la Estación Experimental de Cajamar Las Palmerillas” (…)»[3].

  • El internet de la carne (The Internet of Meat).

El ensayo también tendrá como objetivo mejorar la comunicación a lo largo de la cadena de suministro de carne, basado en la supervisión y control automatizados de sistemas avanzados de sensores y actuadores.

  • Agricultura inteligente (Smart Agri): tecnología y agricultura se convierten en uno.

El desafió es apasionante. La adopción de estas nuevas técnicas ayudará, no sólo a una mayor producción, sino también a proteger al medio ambiente y a obtener soluciones inteligentes que hasta ahora no son posibles controlar. Cuando hablamos de soluciones, nos referimos a un uso eficiente del riego, a lucha contra plagas a incorporar mejoras en la trazabilidad, aportar transparencia en la procedencia y el manejo de los alimentos. Situaciones que tienen una difícil salida sin la implementación de inteligencia.

En este sentido, es lógico que aún exista resistencia a la implantación de innovaciones basadas en el Internet of Food. Éstas se acrecientan si la rentabilidad de estos proyectos se materializa en el medio y largo plazo, y no en el corto. Sin embargo, la transformación digital y el acceso a la información a la que estamos siendo testigos no puede ser obviada.

La incorporación de inteligencia aporta control, transparencia y resultados. Tres medidas necesarias y demandadas por todos los grupos de interes. Estamos en los comienzos y nos queda mucho que aprender aún para conseguir la creación y el logro de un ecosistema abierto y solido en el sector agroalimentario.

¿Cuáles son tus propuestas para que la Internet de los Alimentos (IoF) cale en todos sus grupos de interés y se consiga la ansiada implementación?

«Sin duda, no hay progreso» Charles Darwin

(*) Consultor de Management, Profesor, Speaker, Facilitador de la transformación digital. Mentor de #Startups en @OpenFuture_And (#ElCubo, #LaFarola y #ElCable).

———————————————————————————————————————————-
[1] Telefónica colabora con Cattle-Watch para conectar la industria ganadera al IoT, Agromarketing, 22 de enero de 2016.
http://agromarketing.mx/agrotecnologia/gadgets/telefonica-colabora-con-cattle-watch-para-conectar-la-industria-ganadera-al-iot/
[2] Almería en el Proyecto Europeo Internet of Food & Farm 2020, Revista Mercados, 6 de enero de 2017 http://www.revistamercados.com/noticia/almeria-proyecto-europeo-internet-of-food-farm-2020/
[3] Sistemas de Ayuda a la toma de decisiones en el control de plagas y enfermedades; Proyecto SMART IPM para una correcta gestión integrada de plagas en el cultivo de tomate en invernadero, Juan Carlos Gázquez Garrido y Ricardo Suay Cortes, Vida Rural, 15 de marzo de 2017.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here