[jet_engine component="meta_field" field="antetitulo"]

Simplificar las tramitaciones eléctricas, clave para la transición energética

Red Eléctrica ha presentado un informe de PwC en el que se aportan medidas “con urgencia” para poder cumplir los objetivos a 2030
informe tramitacion

La burocracia se debe agilizar. Esa es la conclusión principal del informe de PwC, realizado -y presentado- en colaboración con Red Eléctrica, llamado ‘La necesidad de mejorar la tramitación de las instalaciones eléctricas desde una perspectiva nacional y europea’.En este se han mostrado las medidas para tener una mayor transición energética que esté acorde al Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIAC) 2021-2030. La “clave”, según el informe es simplificar las tramitaciones eléctricas.

“Tanto España como la UE – se indica en el informe- han establecido unos objetivos climáticos y energéticos ambiciosos que requieren de importantes inversiones en desarrollo de redes que permitan cumplir con los objetivos a 2030. En la mayoría de casos, las administraciones públicas desarrollan, a través de la tramitación administrativa de proyectos e infraestructuras, un papel habilitador muy relevante”.

Cabe recordar que el PNIEC tiene objetivos como la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero en un 21% respecto a 1990; penetración de un 74% de la energía renovable en la generación eléctrica; penetración de un 42% de la energía renovable en el consumo final y crecimiento de líneas de transporte y distribución como elemento habilitador de la transición energética.

El cumplimiento de los objetivos del PNIEC está supeditado a la realización de un gran volumen de inversiones en activos de transporte y generación eléctrica renovable. Además, los plazos de ejecución de estas instalaciones están marcados esencialmente por la tramitación administrativa. “Por ello, el desempeño de las administraciones públicas en la tramitación será el factor decisivo”, se indica.

Medidas prioritarias

En cuanto a las medidas presentadas, el informe propone poner en marcha un conjunto de “soluciones” que permitan actuar, al menos, en cuatro ámbitos: racionalización de procedimientos, organización de recursos, agilización y digitalización.

Las más prioritarias en el primer ámbito: una Declaración Utilidad Pública para permitir que se lleve implícita la autorización para el establecimiento o paso de la instalación eléctrica sobre terrenos de dominio, uso o servicio público; tramitación paralela de y la eliminación del informe de la CNMC para la obtención de la Autorización Administrativa Previa -ya que es no vinculante-.

También se propone, en el segundo, llevar a cabo proyectos de interés estratégico para la transición energética aplicando procedimientos de urgencia; establecer el contenido y efectos de la Declaración de Impacto Ambiental o definir qué se entiende por modificación no sustancial para concretar en qué supuestos es necesario reiniciar el trámite de evaluación ambiental, entre otras.  

Por último, incrementar los recursos económicos de las administraciones para la tramitación de expedientes Incrementar los recursos vía tasas para la tramitación de expedientes e incrementar las encomiendas de gestión para agilizar la tramitación.

Recomendadas