ines rodriguez artesania galicia textil tejidos rir & Co innovacion
Inés Rodríguez, fundadora de RIR & Co. (Imagen: RIR & Co).

Inés Rodríguez: "La artesanía está en peligro"

La fundadora del taller de tejidos artesanos RIR & Co combina la producción de calidad con un incesante trabajo investigador. "Apostamos por una fusión muy particular de pasado y futuro"

Son muchas las cosas que han pasado desde que habláramos con Inés Rodríguez hace un año.  En este tiempo, la artífice del taller de elaboración de tejidos artesanos RIR & Co ha recibido el segundo Premio Excelencia a la Innovación para Mujeres Rurales y resultó finalista del Premio Nacional de Artesanía en la categoría de emprendimiento. El taller ha tomado un nuevo rumbo sin perder las esencias. “El proyecto evoluciona a medida que incorporo nuevos conocimientos”, afirma Rodríguez cuando se refiere a un crecimiento que afecta tanto a lo tangible, con la apertura de nuevas líneas de producción, como a una filosofía que ahora ha ganado en ambiciones.  

Y es que, junto a la tienda física de RIR & Co en Allariz, la venta online y las distintas colaboraciones, la firma quiere ser una referencia en consultoría creativa, formación y mentorización para nuevos proyectos relacionados con la artesanía, la economía circular y los nuevos materiales. “Si hay algo que nos caracteriza es una fusión muy particular de pasado y futuro, entendido no como futuro inmediato, sino aportando mi visión personal de las tendencias que están por llegar”. Inés Rodríguez apuesta por preservar las técnicas tradicionales, pero adaptándolas a las demandas de la sociedad actual, considerando aspectos como la sostenibilidad o el trabajo justo.

Aprendizaje continuo

Funcionaria en excedencia, la artesana siempre se sintió atraída por el arte y el diseño de objetos. “Algunos me gusta reinventarlos (comenzó en estos terrenos como diseñadora de muebles) pero otros, como el botijo, son perfectos. Ninguna botella de plástico logrará preservar así el agua”. En su etapa en la administración pública, empezó a formarse para lo que estaba por venir. “Cursé programas de alto nivel relacionados con la recuperación de oficios y procesos tradicionales”. Además, se empapó del conocimiento de la investigadora del CSIC experta en tintes, Ana Roquero. De los artesanos aprendió cómo integrar antiguas técnicas, pasó muchas horas buceando en la biblioteca del Museo del Traje… y habló con la gente. “Personas del pueblo me traen telas o prendas que tienen en casa y que me sirven como punto de partida de nuevas investigaciones. El saber popular ha sido clave para el proyecto”, asegura.

El resultado de todo ese aprendizaje son productos diferenciados y de calidad. Algunos se han convertido en todo un ejemplo de innovación hecha desde la sencillez. “La manta infantil D-Leite es un emblema en este sentido por todo lo que ha acarreado”. Expuesta actualmente en la muestra Galicia Futura, la manta está tejida a mano y se compone de fibra de proteína láctea biodegradable. “Pudimos demostrar que la artesanía no está reñida con la innovación en el diseño”.

Por otro lado, Inés Rodríguez destaca que la colección Morno responde a un enfoque en el que lo artístico se mezcla con el compromiso. “Es una línea producida con lana de la trashumancia castellana. Nos hemos centrado en la importancia de consumir producto nacional y de cercanía. En España tuvimos una producción lanar fantástica que por desgracia hoy está abandonada. Es importante un posicionamiento desde el que saber bien de dónde procede el producto”.

Superar estereotipos

Reconoce que en los últimos tiempos existe una tendencia creciente que pone en valor el trabajo artesano, pero no oculta que el desconocimiento aún domina buena parte de la escena. “La artesanía es un sector que ha vivido en un cliché donde son muy pocos los que la vinculan con áreas como la investigación. Es un hándicap. El potencial que tenemos los artesanos para jugar otro papel es enorme”.

Rodríguez lamenta que el estereotipo de ‘artesanía de mercadillo’ haya dejado tantos desperfectos por el camino. “Nos ha perjudicado mucho. Se ha perdido la parte cultural de la artesanía, su carácter patrimonial”. En el lado positivo, la fundadora de RIR & Co cree que son muchos jóvenes –“que rondan la treintena”- que se han reencontrado con las bondades del ‘Do it yourself’. “Lo manual ha sido denostado durante mucho tiempo. Percibo cierta reconexión con la parte más espiritual y de valores de la artesanía. Descubrir las cosas por uno mismo nos lleva a valorar lo que hacen los demás”.

ines rodriguez d-leite artesania textil rir & Co galicia allariz
Manta de bebé de la colección D-Leite. (Imagen: Julio Eiroa).

Para revertir la situación con mayor calado, Inés Rodríguez opina que los artesanos han de alzar su propia voz para llegar al público en general. “El sector está en peligro. Somos nosotros los que tenemos que intentar mostrar y poner en valor lo que hacemos porque hoy día es un trabajo que apenas se visibiliza. La formación que defiendo es importante porque la artesanía es un elemento a favor para el desarrollo rural o de la empleabilidad de los jóvenes. La pandemia nos empuja a un cambio de sistema y los artesanos tenemos mucho que ofrecer”, concluye.  

Anuario de la Innovación en España 2020

ZONA VIP

Accede a tus contenidos exclusivos

[login_form]

ZONA VIP

Accede a contenidos exclusivos

[login_form]

Suscribete a nuestra newsletter semanal