Una incubadora aeroespacial para que Madrid sea “el polo tecnológico del sur de Europa”

ESA BIC Madrid

Que España y la Comunidad de Madrid tengan un sector aeroespacial cada vez más competitivo es el fin último de ESA BIC Madrid, el centro de incubación de empresas que la Agencia Espacial Europea (ESA) ha abierto en la Comunidad de Madrid y que forma parte de una red de 16 centros distribuidos en toda Europa. El proyecto ya impulsa 14 iniciativas emprendedoras con base tecnológia aeroespacial, con una media de cuatro trabajadores en cada una, aunque el objetivo es incorporar a 8 empresas nuevas cada año.

La Fundación para el Conocimiento madri+d coordina y dirige el ESA BIC Madrid, financiado al 50% por la ESA y el Gobierno regional, que destinará a este centro de incubación 1,2 millones de euros hasta el próximo año 2019. Los proyectos en marcha desarrollan en su gran mayoría tecnologías relacionadas con el procesamiento de señales de satélite y con sistemas de navegación y posicionamiento por satélite (GNSS) para aplicaciones en el ámbito de las aeronaves no tripuladas, los servicios aeroportuarios o las energías renovables, entre otras. Los emprendedores participantes en ESA BIC Madrid desarrollan sus proyectos en los centros de I+D de las universidades públicas madrileñas.

Según ha afirmado la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, se trata de “una iniciativa de vanguardia” que generará puestos de trabajo, así como “innovación y riqueza en otros sectores” y puede consolidar a Madrid como “el polo tecnológico del sur de Europa”. De hecho, y con este horizonte, Cifuentes se ha comprometido a que la inversión en I+D+i alcance el 2% del PIB regional en 2020. Asimismo, ha puesto en valor la industria aeroespacial aeroespacial madrileña ya que, “con una cifra de negocio de más de 4.000 millones de euros”, centra el 90% del sector a nivel nacional y representa “más del 57% de la facturación en España”.

El director general de la ESA, Johann Dietrich Woerner, ha destacado que “la curiosidad” es un factor clave para el desarrollo de cualquier sector, sin que el aeroespacial sea una excepción. Por eso ha afirmado que uno de los objetivos de este centro es “inspirar a la gente a que innove”. También ha advertido de un cambio de paradigma en torno a la innovación, que ya no busca “un mayor prestigio sino hacer frente a los desafíos actuales”, en un mercado que ahora más competitivo y global. De ahí que, en su opinión, la clave del éxito de este proyecto pase por “llevar la investigación básica al mercado”.

Sector estratégico

Por su parte Begoña Cristeto, secretaria general de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa, ha explicado que “el espacio ha pasado de ser parte de la investigación científica a ser un sector estratégico” para la economía, que “dedica el 12% de sus ingresos a la I+D+i”. En este sentido, ha enfatizado el potencial de España en este ámbito, ya que es “uno de los pocos países capaces de diseñar, fabricar y operar satélites”.

Para participar en esta iniciativa, los proyectos emprendedores deben tener menos de 5 años de vida y usar tecnologías espaciales o desarrollar aplicaciones basadas en esas tecnologías con el fin de crear nuevos productos y servicios no relacionados con el espacio. Cada uno de ellos recibirá asesoramiento y mentoring, apoyo en la búsqueda de nuevas rondas de financiación y una ayuda de 50.000 euros en dos años: el 50% destinado a desarrollo de prototipos, desarrollos software, etc. y el 50% restante para generar empleo vinculado al desarrollo de producto o de mercado.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here