Jocelyn Ramírez es pionera en la creación de cerveza artesanal con extracto lupulado en Chile, una técnica que simplifica su proceso de elaboración. Alejandra González ideó un ‘skatepark’ techado en Punta Arenas, un lugar que no existía para los deportistas urbanos de la región. Pietro Albertí inventó un método para condensar el agua del ambiente y poder plantar en el desierto más árido del mundo, el de Atacama, lugar que lo vio crecer.

Estos son algunos de los emprendedores premiados de la primera edición de Impulso Chileno. La segunda edición del concurso, que busca apoyar a proyectos de emprendimiento, ya está aquí. En tan solo cuatro días ha recibido 5.000 postulaciones, con lo que ya se han agotado los cupos. El certamen, organizado por el empresario Andrónico Luksic y su familia, a través de la Fundación Impulso Inicial, junto a Socialab y a la Pontificia Universidad Católica de Chile (UC), premiará a 60 personas con un total de 320 millones de euros.

Los proyectos postulados abarcan distintos puntos del país, de Arica a Punta Arenas, incluyendo uno de la Isla de Pascua y dos de la comuna de Torres del Paine. El 66 % de los participantes viene de regiones distintas a la Región Metropolitana de Santiago. Esta región ha recibido el 35 % de los postulantes, seguida por Valparaíso (12 %) y el Biobío (10 %). Las edades de los participantes van desde los 18 hasta los 79 años, aunque la edad promedio es de 28.

Como en la edición anterior, los ganadores se dividen en tres categorías: 20 primeros lugares que recibirán 10 millones de dólares (9 millones de euros), 20 segundos lugares que serán premiados con 5 millones de dólares (4 millones de euros), y 20 terceros lugares con 3 millones de dólares (2,7 millones de euros). En todos los casos, los ganadores, que serán anunciados en octubre, recibirán formación académica de seis meses en la UC.

Luksic es presidente del consorcio Quiñenco, empresa matriz del Grupo Luksic, uno de los mayores conglomerados de Chile, que controla importantes compañías de la minería, la industria, las finanzas, los alimentos y las telecomunicaciones del país. El empresario cumplió en abril seis años al mando grupo familiar que fundó su padre, Andrónico Luksic Abaroa en los años 50.

"Es en las redes sociales donde escuché a muchas personas con alma emprendedora, que lo han intentado todo pero que, ya sea por falta de apoyo económico, acompañamiento en el difícil camino de emprender, lejanía de los centros urbanos de nuestro país o tantas otras problemáticas, no han podido echar a andar esa idea en la que tanto creen", ha asegura Luksic. Impulso Chileno ha nacido para ofrecer esa oportunidad.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here