Gemelo Digital

Gemelo Digital Humano: la versión digital del trabajador

Por Axel Schmidt, Senior Communications Manager de ProGlove

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

En 2021 la idea de los gemelos digitales se está poniendo de moda entre las organizaciones que buscan formas de mejorar sus operaciones. Sin embargo, hay una sorprendente desconexión. El concepto de gemelos se ha referido tradicionalmente a los seres humanos. Y, sin embargo, el factor humano hasta ahora no ha sido representado adecuadamente en esta ecuación. Esto es aún más sorprendente si se tiene en cuenta que los expertos asumen que los trabajadores humanos representan el 70% del valor añadido en planta. Además, muchos estudios sugieren que la fuerza humana seguirá desempeñando un papel importante en la Cuarta Revolución Industrial (Industria 4.0). Es el momento de construir el Gemelo Digital Humano. Pero, ¿cómo pueden hacerlo las empresas?

La tecnología no puede automatizar completamente un pedido en almacén

'Automatización', 'Inteligencia Artificial (IA)' y 'Gemelo Digital'. Hablar sobre escenarios futuros puede dar bastante miedo. Una opinión controvertida es que, dentro del modelo de fábrica inteligente, los robots asumirán el papel de los trabajadores para ejecutar el trabajo y reducir fallos y errores. Aparte de sus implicaciones sociales, hay otro gran problema con esta idea: el concepto de automatización total no es posible. Ni ahora ni en un futuro cercano. Desde la perspectiva actual, se trata de algo imposible. Incluso pioneros de la tecnología como Scott Anderson, de Amazon, lo ven así, y creen que la tecnología está al menos a 10 años de distancia de poder automatizar completamente un solo pedido recogido por un trabajador en un almacén.

Los efectos de la crisis de la COVID-19 han ampliado este sentimiento y demuestran que los seres humanos son indispensables. La logística y las cadenas de suministro necesitan la intervención de personas dotadas de habilidad, espontaneidad y capacidad para trabajar con los demás. Estas habilidades distinguen a los humanos de los robots. Por ejemplo, el gigante minorista estadounidense Walmart puso fin recientemente a su colaboración con una empresa de robótica durante la pandemia, después de que sus empleados obtuvieran resultados similares a los de los robots.

Sin embargo, esto no significa que estas tecnologías no tengan ningún valor. De hecho, pueden apoyar a los trabajadores y proporcionarles más tiempo para que se puedan concentrar en tareas más importantes. Por tanto, en lugar de centrarse en reemplazar a sus empleados, las organizaciones deberían promover la colaboración hombre-máquina.

Wearables: la base del Gemelo Digital Humano

Hay mucho que ganar, como más productividad, más eficiencia y mayor bienestar de los trabajadores. Para que esto tenga éxito, los operarios necesitan el equipo adecuado.

Los wearables pueden conectar a los seres humanos con la Internet de las Cosas (IoT) y proporcionar la interfaz para la colaboración hombre-máquina. Pero esa conexión no es el único vínculo crucial. Las organizaciones tendrán que ir más allá aprovechando los datos que generan los operarios. En otras palabras: las empresas necesitan contextualizar los datos y analizarlos mediante un Gemelo Digital Humano.

Gemelo Digital Humano en la cadena de suministro y en los entornos de producción

El Gemelo Digital Humano no consiste en recopilar datos personalizados, sino que se basa en un conjunto de datos anónimos que permiten modelar a los trabajadores en su entorno. De esta forma, combina una representación virtual de los trabajadores, una visualización de la planta de producción y un analista de la industria para permitir una visión procesable.

Si observamos cómo los operarios de los almacenes intentan actualmente mejorar la eficiencia con la ayuda de auditores externos, con cronómetros y portapapeles, es innegable la razón por la que el Gemelo Digital Humano puede suponer una gran mejora. Este antiguo procedimiento no sólo es propenso a errores, sino que también representa un proceso como algo deseado en el mejor de los casos. No refleja los procesos tal y como son, ni es capaz de captar los procesos que idean los trabajadores cuando no tienen a alguien mirando por encima del hombro. Así, se elimina un gran potencial para detectar las mejores prácticas.

Lo que las organizaciones necesitan es una forma viable de realizar estudios fiables de tiempo y movimiento en tiempo real. Por ejemplo, el seguimiento de los desplazamientos en el almacén, que suponen entre el 30 y el 50 por ciento del esfuerzo de picking. Esta información es una herramienta importante para la optimización, ya que puede evitar desplazamientos innecesarios.

Estos datos también proporcionan información concreta sobre puntos conflictivos, identifican obstáculos y permiten comparar puestos de trabajo. Sobre todo porque los datos pueden visualizarse en mapas de calor. Por ejemplo, si hay demasiados trabajadores desplegados en un lugar o si falta personal en otro lugar al mismo tiempo.

Agregar una visión vertical para tener la imagen completa

La idea del Gemelo Digital Humano consiste en última instancia en añadir una perspectiva crítica para marcar la diferencia. Sin embargo, es importante destacar que, aunque este concepto funciona como enfoque independiente, las empresas pueden sin duda integrarlo en sus sistemas existentes. De este modo, los datos amplían los sistemas de gestión de almacenes (WMS), la planificación de recursos empresariales (ERP) u otras aplicaciones empresariales. Añade una visión vertical para complementar la perspectiva descendente de estas últimas soluciones. Esto proporciona a la dirección una potente información sobre cómo mejorar las operaciones, la salud y la seguridad. Además, en un mundo en el que se habla de que las máquinas sustituirán a los humanos en el trabajo, los gemelos digitales humanos actúan como defensores de los empleados, mostrando lo valiosas que son las personas.

Más T-EX

Anuario de la Innovación en España 2020