Gas Natural Fenosa y GREFA convierten transformadores eléctricos en desuso en puntos de biodiversidad

Innovar es, según el Diccionario de la Real Academia, alterar algo introduciendo novedades. Y eso es precisamente lo que han hecho Gas Natural Fenosa y el Grupo de Rehabilitación de la Fauna Autóctona y su Hábitat (GREFA), mediante un convenio, para convertir las antiguas casetas de los transformadores eléctricos que ya no funcionan en puntos de biodiversidad. Una iniciativa que favorece la recuperación de especies protegidas y que se da a conocer hoy, coincidiendo con el Día Internacional de la Diversidad biológica.

El proyecto nace por “iniciativa” de las propias aves, que espontáneamente habían “ocupado” las casetas de los transformadores en desuso como hábitat de cría y refugio. Algo que no pasó desapercibido a los naturalistas de GREFA, que recogieron la idea. “El objetivo del proyecto es facilitar este proceso de modo que cada año se rehabiliten para la fauna varias casetas, para tejer en el territorio toda una red de puntos de biodiversidad”, explica Fernando Garcés, secretario general de GREFA.

Tres de estas construcciones fuera de uso, en las provincias de Cuenca y Segovia, han sido ya habilitadas para albergar fauna protegida. En cada caseta se han instalado nidales para aves rapaces como lechuzas y mochuelos, córvidos como la chova piquirroja, amenazada por el uso de plaguicidas y la pérdida de lugares de nidificación, precisamente. También se han instalado refugios para murciélagos.

Los tres transformadores rehabilitados como refugio de aves están situados en los términos municipales de Uña y Villalba de la Sierra (Cuenca) y Navas de Riofrío (Segovia). En cada una de ellas se han instalado unos veinte nidales para aves y refugios para murciélagos. Guillermo Blanco, del Museo Nacional de Ciencias Naturales-CSIC, es el asesor científico del proyecto.

Las edificaciones fuera de uso localizadas en zonas de hábitats naturales, seminaturales e incluso habitados por el hombre tienen buenas posibilidades de convertirse en puntos de biodiversidad, como demuestra esta iniciativa. “Así lo estamos haciendo desde hace años en los silos agrícolas para crear colonias de cernícalo primilla, un pequeño halcón migrador amenazado. Hemos empezado a hacerlo ahora para otras muchas especies en las casetas de transformadores, gracias a la colaboración de GAS NATURAL FENOSA”, indica Fernando Garcés.

GAS NATURAL FENOSA se suma además a la celebración del Día Internacional de la Diversidad Biológica, que se conmemora hoy lunes 22 de mayo, con la publicación de su Informe de Biodiversidad 2016, un documento que recoge las principales iniciativas llevadas a cabo por la compañía relacionadas con la conservación de la biodiversidad, la preservación de los ecosistemas y la protección del entorno natural.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here