[jet_engine component="meta_field" field="antetitulo"]

Gaman: cambiadores inclusivos para dignificar la vida de personas con necesidades especiales de higiene

Alazne Urquijo está detrás de la startup que mejorará las instalaciones de los aseos accesibles estándar con unos cambiadores que necesita “entre el 1 y el 2 % de la población”
gaman alazne urquijo cambiadores inclusivos innovacion social grado leinn universidad de mondragon

Después de trabajar en algunos proyectos de innovación social, Alazne Urquijo tuvo claro que quería emprender para impactar en la sociedad. “A raíz de esa motivación y de ese propósito se produjeron un montón de casualidades que finalmente me han traído hasta donde estoy ahora”, explica. Un ahora en el que, tras mucho esfuerzo, ha dado vida a la startup Gaman. “Nos proponemos acompañar a las entidades públicas y privadas en la generación de servicios higiénicos seguros y de calidad para cubrir necesidades especiales de su clientela diversa. Respondemos así de forma innovadora a uno de los retos sociales y económicos del siglo XXI”, añade Urquijo.

Su propuesta consiste en el diseño y la instalación de cambiadores inclusivos. “Atendemos las necesidades básicas de aseo de individuos que precisan un apoyo especial en su higiene personal. Actualmente, los baños accesibles estándar no están preparados para ello”. Alazne Urquijo asegura que estos cambiadores son indispensables para entre el 1 y el 2 % de la población. “Como resultado de nuestra actividad esperamos que estas personas vivan con más dignidad; que sean más autónomas e independientes”.

El equipo de Gaman lleva unos meses trabajando duro para lograr el hito ‘fundacional’ de la compañía: instalar un primer prototipo de cambiador. “Tuvimos que actuar muy rápido, sin saber del todo lo que estábamos haciendo, basándonos en el prueba-error. Finalmente, el resultado fue bueno y aprendimos mucho de cara a los siguientes”. Meterse de lleno en la actividad empresarial les hizo ver que necesitaban fortalecer sus procesos internos. Y ello están. “Hemos trabajado el producto, nos hemos aproximado a los proveedores, conformado un equipo para las instalaciones y otro de arquitectos, creado nuevos diseños…”

Con todo en marcha, Alazne Urquijo afirma que es momento de activar un plan comercial. “Tras la instalación del prototipo, tenemos noticias de personas interesadas en el cambiador. Hemos preferido mejorar nuestros mecanismos antes de instalar más, pero ahora estamos preparados”.

Urquijo destaca la importancia de haber estudiado el grado LEINN de la Universidad de Mondragón para entender su trayectoria posterior. “Gracias a ello no me he lanzado emprender a ciegas, sino que he tenido un entorno seguro en el que poder ir probando cosas que más tarde me han servido una vez descubrí lo que quería hacer. Otras habilidades se van aprendiendo por el camino, como la capacidad para enfrentarse a una venta, la negociación o la capacidad de innovación”.

La responsable de Gaman cree que su iniciativa llega en el mejor momento. “Tras la pandemia, hemos pasada a estar más concienciados con problemáticas relacionadas con la salud y a sentirnos parte de un todo. Somos aún más globales. Gobiernos y empresas llevan a cabo más políticas y acciones de carácter social. Siempre es buen momento para este tipo de emprendimiento. Por desgracia, los problemas sociales no desaparecen”, concluye Alazne Urquijo.

Relacionadas