Nueva ética, ‘fakes news’, pactos de Estado. ¿Hacia dónde se dirige la sociedad digital española?

Fundación Telefónica ha presentado el informe sobre la Sociedad Digital en España de este año, donde han destacado la futura relación que tiene que tener nuestro país con la tecnología

Sociedad Digital de España Fundacion Telefonica

Otro año más, Fundación Telefónica ha presentado su Informe sobre la Sociedad Digital en España –en esta ocasión, sobre el 2018–, donde han destacado las nuevas formas de convivir con la tecnología, haciendo un especial hincapié en la ética que debe dominar esta relación. El estudio ha demandado, como en otras ediciones, un mejor marco regulatorio, dada la creciente preocupación por la seguridad o la privacidad de los datos la gran preocupación de los encuestados.

Este informe, como bien ha explicado Carmen Morenés, directora general de Fundación Telefónica, en su presentación, nació con el milenio para hablar de las tecnologías de la información y el conocimiento. “Nos dio el poder de comprender las tecnologías digitales. Google solo llevaba un año; a la primera red social le quedaban cuatro años para aparecer… Pero todos éramos conscientes de que Internet y las nuevas tecnologías iban a transformar nuestras vidas. Como ha pasado”.

Según Morenés, nos hemos acostumbrado al Internet de las Cosas, ya se ha llegado al Internet de Todo, donde todo se conecta y es inteligente. El informe dice que España se ha colocado líder en fibra óptica en Europa y solo por detrás de Japón y Corea en el resto del mundo. Un cambio en la relación que tenemos con las máquinas. Como ha asegurado por otro lado María Jesús Almanzor, CEO de Telefónica España, “hasta ahora habíamos conectado a personas, pero ahora estamos conectando objetos, sabiendo que ahora tendremos una explosión más de datos, nuestro nuevo petróleo, cuya explotación será el core de muchas compañías”.

De hecho, España ya ha dado sus primeros pasos hacia el 5G, hacia la hiperconectividad, definida como “el oxígeno del mundo digital en España”. Pero, como ha afirmado Almanzor, tener la mejor conectividad “no es lo suficiente. Tenemos que hacer más cosas: reducir la brecha digital entre ciudadanos y empresas; impulsar la digitalización de las pymes –esto, a medio o largo plazo, será vital–; potenciar la educación digital desde la infancia; potenciar la innovación…”. 

En este punto, Almanzor ha incidido en la necesidad de la inversión en innovación, tanto de parte de gobiernos como de empresas. Ha hablado incluso de “un Pacto de Estado» para que las pymes se den cuenta de ello. ”Contamos con iniciativas en de innovación abierta en 16 países en tres continentes, pero no nos podemos quedar ahí. Sabemos que implica un gran cambio cultural. Hay que reimaginar la manera de hacer las cosas, siempre con la innovación como foco”.

Antes, Morenés ha destacado la preocupación de Telefónica por el mundo del empleo.Hay que preparar a las nuevas generaciones en estas nuevas profesiones, hay que formar en nuevas competencias a los jóvenes y no tan jóvenes, trabajos cooperativos, tenemos que estar preparados para asumir estos cambios. Y estamos convencidos que dentro de 20 años este informe también hablará de lo mismo”. 

Como Morenés, Almanzor ha destacado que hay que hacer una transformación digital “basada en valores, que sea justa, transparente, explicable. La innovación en la que trabajamos, la educación, será imprescindible donde la persona sea lo más relevante”. La educación traerá una oportunidad única para competir y para ser más competitivos. “Para generar empleo y para que crezca nuestra economía. Es muy favorable nuestra posición y tenemos que hacerlo para no perder esta oportunidad única de situar a España en la vanguardia de la tecnología digital. Tenemos que convertirnos en un polo tecnológico que traiga valor a nuestro país”.

Aunque, para ello, se necesita que las reglas del juego estén claras: según Almanzor, el sector telco es un servicio tractor de la economía, con gran impacto sobre el PIB y el empleo. El “milagro español de la fibra” ha requerido el mayor esfuerzo inversor en una época de crisis, y tiene que ser importante hacerlo en un futuro. “Pero el sector telco también necesita un marco legal más adaptado a sus necesidades, tanto en España como en Europa. Evitando la comodización del sector. Que se imponga que hayan las mismas obligaciones”.

En un mundo donde las tecnologías innovadoras proliferan de manera natural incorporándose a nuestras vidas es necesario estas herramientas, indispensables ya para la humanidad del siglo XXI tengan un marco regulatorio y una ética para que su utilización sea lo más óptima posible. “Continuaremos avanzando hacia un mundo conectado donde las infraestructuras sean críticas –ha avisado–. Y será un mundo aún más exponencial”

Algunos datos relevantes de la Sociedad Digital en España 2018

Un país no puede considerarse innovador o digitalizado sin tener smarts cities. Según el informe, España cuenta con una red de ciudades inteligentes que se extiende a 65 urbes, entre ellas Barcelona, considerada como una de las ciudades más inteligentes del mundo. “La ciudad condal ha creado alrededor de 47.000 empleos mediante la implementación del Internet de las Cosas, se ha ahorrado 42,5 millones en agua y ha generado un extra de 36,5 millones cada año gracias a las soluciones de aparcamiento inteligente”, reza el informe. Además, han empezado a aparecer en las fábricas españolas los cobots: “robots que colaboran con los empleados, con los que comparten espacio y que mejoran las condiciones laborales de las personas, como el riesgo de sufrir lesiones por tener que hacer tareas repetitivas”.

Por un lado, cabe destacar en España la gente cada vez habla menos por teléfono y utiliza cada vez más las aplicaciones de mensajería, que crecen de forma imparable como la primera forma de comunicación. Así, el uso diario de la mensajería instantánea casi duplica al de llamadas por móvil y fijo, y un 60 % de la población envía mensajes instantáneos varias veces al día, mientras que un 24 % llama por móvil y solo un 12 % por el fijo.

Por otro, el informe refleja otro cambio, pero este no es en la forma de comunicarnos, sino en cómo consumimos el mundo audiovisual. Y se ve un profundo cambio en la televisión de nuestro país: “uno de cada tres hogares conectados a Internet contrata plataformas de pago para ver contenidos audiovisuales online; empieza a igualarse el tiempo que los españoles pasan delante de la pantalla de televisión y el que pasan ante otro dispositivo, ya sea móvil o tableta; y el incremento exponencial del uso de la televisión en formato smart tv para acceder a Internet”. Según el informe, “el primer trimestre de 2018 se cerró con 6,7 millones de abonados a la televisión de pago, según datos de la CNMC. Y la televisión IP (por Internet) se consolidó como la mayoritaria, con 4,1 millones de abonados”.

Por último, y entroncando con la preocupación por la ética de esta sociedad digital española, no se puede dejar de hablar de las ‘fakes news’, y es que las noticias falsas han sido una de las grandes protagonistas en 2018. “Las nuevas tecnologías han adquirido una capacidad de propagación y un impacto viral impensable hace unos años y que afecta a diversos ámbitos, incluido el desarrollo de las elecciones en países democráticos –afirman desde el informe–. El año pasado, varios analistas advirtieron del peligro de aplicar la inteligencia artificial para fabricar noticias falsas en formato audiovisual, lo que se bautizó como deepfake o mentiras profundas: una serie de algoritmos que se conocen como modelos generativos ya son capaces de generar expresiones y gestos faciales para simular intencionadamente discursos que no existen”. La gran preocupación: que la consultora Gartner prevé que para 2022 la mayoría de los ciudadanos de países de economías maduras consumirá más información falsa que verdadera.

Aquí, el Informe de la Sociedad Digital en España 2018

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here