Enseñanza energética para fomentar el empleo social

Naturgy promueve dos proyectos para que exempleados de la construcción aprendan sobre rehabilitación energética y lo practiquen en viviendas vulnerables

Fundacion Naturgy empleo social energia

Los trabajadores del sector de la construcción fueron los que más sufrieron el golpe de la crisis a partir del 2008. La gran mayoría, en paro, ha visto como durante más de diez años sus familias se han trasladado a un espectro considerado vulnerable. Pero todo puede cambiar. O así piensan desde Fundación Naturgy, que han desarrollado dos proyectos integrales de empleo social. El objetivo: formar a personas desempleadas de este sector tan castigado en eficiencia y rehabilitaciones energéticas.

Ambas iniciativas, llevadas a cabo en Madrid y Galicia, han fomentado talleres de formación de 200 horas de educación teórico-práctica, más un mes de prácticas en empresas especializadas. En total, siete compañías que, con el trabajo de estos “estudiantes” han rehabilitado una treintena de viviendas de familias vulnerables. Todas ellas, además, han prometido contratar, al menos, al 30 % de los alumnos. Por otro lado, tanto los participantes de Madrid como de Galicia han recibido de manera adicional formación para asesorar a familias vulnerables –como las suyas, en riesgo de exclusión social– en la optimización de contratos de energía y en hábitos de consumo eficiente.

María Eugenia Coronado, directora general de la Fundación Naturgy, ha explicado en un comunicado que “se tratan de dos de los proyectos más integrales que llevamos a cabo, puesto que permite también abrir la puerta a la profesionalización del sector de las rehabilitaciones energéticas, facilita el reciclaje de personas desempleadas en riesgo de exclusión social y los alumnos pueden participar en los proyectos de rehabilitación que hacemos en viviendas de familias vulnerables”.

El estudio que ha marcado los proyectos

Estas iniciativas han nacido de la mano de un estudio de Fundación Naturgy, llamado ‘Re-habilitación exprés para hogares vulnerables’, que tiene como objetivo “avanzar hacia posibles mejoras en las condiciones de bienestar térmico y en la evaluación del consumo energético en climatización de las viviendas habitadas por familias en situación de pobreza o vulnerabilidad energética, así como proporcionar soluciones de bajo coste, de aplicación rápida y sencilla, que mejoren las condiciones de confort de estas personas”.

Este estudio, centrado en la pobreza energética, explica métodos que tienen en cuenta la línea de pobreza monetaria, con lo que se consigue recoger el solape que existe muchas veces entre ambas problemáticas. También se valora el potencial de un hogar de caer en una situación de pobreza energética.

Y es que, según el informe sobre pobreza energética realizado a nivel autonómico por la Asociación de Ciencias Ambientales –citado en el estudio–, “el 15 % de la población en Cataluña, el 17 % en Galicia y el 15 % en Andalucía” estarían en esta situación. “En el caso de la ciudad de Madrid, un estudio específico sobre el municipio señala que este dato aumentaría hasta 23 % al incluir, no solo a la población con un gasto en energía superior al 10 % de la renta, sino también a los hogares en pobreza monetaria que no gastan en energía porque no tienen capacidad económica para hacerlo”, aseguran.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here