Entre las labores de la Agencia Europea de Seguridad Marítima (EMSA) está la de formar a los inspectores homologados que se encargar de comprobar que los barcos que operan en los puertos de la UE reúnen las condiciones exigidas por la normativa comunitaria. Se trata de una formación complicada desde el punto de vista logístico y costosa, por lo que recientemente ha decidido pasar de la modalidad presencial a otra virtual. Para ello se ha puesto en manos de un consorcio de empresas asturianas.

Esta agrupación es la encargada de llevar la formación de inspectores de barcos “a un entorno virtual en doble sentido: que se pueda hacer online a través de la web y que pueda ser inmersivo, es decir, que permita recorrer un barco con gafas de realidad virtual como si la persona estuviera allí mismo”, afirma Marcos Viñuela, CEO de Simbiosys, una de las compañías que, junto a Signal Software y Ubiqware, conforman el consorcio gijonés encargado del proyecto VRESI (Virtual Reality Environment for Ship Inspections, que se podría traducir como Entorno de Realidad Virtual para Inspecciones de Buques).

El objetivo era contar con una herramienta de formación donde ofrecer actividades de aprendizaje para los inspectores navales. Se trataba de usar herramientas inmersivas de realidad virtual, de modo que los profesionales pudieran desarrollar una experiencia de control sin necesidad de estar en el buque. 

Los usuarios podrán simular, a través de gafas de realidad virtual o de la web, las condiciones de inspección de un buque, desplazándose virtualmente, desde una sala en la sede de la EMSA o desde otras localizaciones, a lo largo del barco. Así podrán hacer comprobaciones sobre, por ejemplo, el correcto estado de las máquinas, la idónea colocación de los extintores o de la señalización obligatoria, o la corrosión de los materiales. 

La propuesta mejor valorada

Después de un intenso proceso de elaboración de la oferta, el consorcio de empresas asturianas Web VR Training Experts, creado para la ocasión y formado por las tres empresas ya mencionadas, presentó el pasado mes de marzo una propuesta técnica que fue valorada como la mejor de las recibidas por la EMSA –con una puntuación de 99,76 puntos sobre un total de 100 posibles–.

El consorcio resultó adjudicatario del contrato por un valor de 853.000 euros, a desarrollar durante los cuatro años que abarcan desde julio de 2019 hasta junio de 2023. Se materializará en tres módulos, los cuales incluyen el desarrollo de la herramienta (con un plazo de 18 meses), su mejora y el mantenimiento.

La reunión de lanzamiento del proyecto tuvo lugar el pasado 13 de agosto en la sede de la EMSA en Lisboa. Las empresas del consorcio han comenzado ya a trabajar en una solución que se estima permitirá a la agencia multiplicar por cinco el número de beneficiarios de sus actividades de formación, pasando de los 10.000 usuarios al mes actuales a un total de 50.000 cuando la solución esté plenamente operativa.

Equipo en la reunión del kick-off del proyecto en la sede de la EMSA, en Lisboa. De izq. a dcha.: Marcos Viñuela, CEO en Simbiosys; Martín Bosque, CEO en Signal Software; Ignacio Marín, CEO en Ubiqware; Carlos Gutiérrez, CTO en Signal Software; María Saornil, CINO en Simbiosys (y responsable del proyecto), y Rubén Carrandi, consultor independiente experto en Proyectos Europeos.

El siguiente encuentro ha tenido lugar ayer, con la visita de responsables de la Agencia Europea de Seguridad Marítima a las instalaciones del consorcio Web VR Training Experts en Gijón. El objetivo de dicha reunión ha sido verificar in situ los avances en el desarrollo de la herramienta VRESI.

Imagen de la sesión de trabajo celebrada en Gijón.

Para ser puesto en marcha, VRESI cuenta, además de con el trabajo de los equipos de las tres empresas formantes del consorcio, con la participación de colaboradores externos, incluyendo la empresa gijonesa Avante Quality Services, especializada en inspección marina; la compañía con sede en Madrid Vector ITC, consultora tecnológica especializada en proyectos de transformación digital; y el consultor Rubén Carrandi Cortina, especialista en programas y convocatorias europeas.  Asimismo, organizaciones asturianas como el Centro de Seguridad Marítima Integral Jovellanos o la compañía Astilleros Gondán, han ofrecido su cooperación durante la ejecución del proyecto. 

Las tres organizaciones que integran el consorcio trabajan desde el corazón de la llamada Milla del Conocimiento, ecosistema local de innovación referente tanto en Gijón como en Asturias, y del que Gijón Impulsa es principal agente dinamizador.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here