cancer mama

De momento se trata de un ensayo que, eso sí, ha sido exitoso con cultivos de células tumorales, pero podría abrir la puerta para administrar un fármaco necesario que evite la recaída en el cáncer de mama. Para ello, científicos de las Universidades de Granada y Málaga han utilizado nanopartículas desarrolladas a partir de la molécula denominada  tripalmitina, que dirigen y administran el medicamento paclitaxel, usado contra este tipo de tumores. Los resultados de este trabajo han sido publicados en  la revista Scientific Report.

Al igual que otros agentes utilizados para el  tratamiento de mujeres que padecen cáncer de mama, el fármaco paclitaxel tiene una actividad limitada sobre las células madre tumorales, que en muchas ocasiones resisten los efectos de la quimioterapia y son las causantes de las recaídas. Por ello, uno de los esfuerzos de la comunidad científica en la investigación contra el cáncer se centra en desarrollar nuevas fórmulas para administrar los agentes antitumorales y mejorar así la respuesta de los pacientes al tratamiento.

Precisamente, los estudios realizados por este grupo de investigadores han demostrado por primera vez que el transporte de paclitaxel en un sistema de lípido sólidos, basado en la estructura de la molécula tripalmitina, permite no sólo actuar con más eficacia sobre las células tumorales individuales y sobre  los grupos de células tumorales, sino también sobre las células madre responsables de la reaparición del tumor tras un tratamiento inicial.

Finalmente, los científicos han informado de que la biocompatibilidad de estas nanopartículas, tanto in vitro como in vivo, “abre la puerta a su posible desarrollo para realizar experiencias en pacientes”. Además,  la posibilidad de  dirigir las nanopartículas  mediante su funcionalización “permitiría ser más selectivos en el tratamiento de esta enfermedad y reducir sus efectos secundarios”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here