Objetivos 2030

Con la colaboración de

Cosentino

Extremadura, un ejemplo de infraestructuras verdes

Jesús Moreno, director general de Sostenibilidad de la Junta, expone en la Fundación Biodiversidad su caso de éxito
extremadura infraestructuras verdes

La Junta de Extremadura, a través de Jesús Moreno, su director general de Sostenibilidad, ha participado en la 13 edición de #Biodirectos, de la Fundación Biodiversidad, donde ha hablado como ejemplo de caso de éxito dentro de la Estrategia Nacional de Infraestructura Verde y de la Conectividad y Restauración Ecológicas, coincidiendo con el Día Internacional de la Tierra.

Esta estrategia nacional, básicamente, es un documento de planificación que regula la implantación y el desarrollo de la infraestructura verde en España y se constituye como una herramienta fundamental para identificar, conservar y recuperar los ecosistemas dañados de todo el territorio español y conectarlos entre sí. Además, se presenta también como una hoja de ruta clave para la recuperación verde en cuestiones de biodiversidad, abordando el deterioro de los ecosistemas y los servicios que nos prestan, así como su fragmentación.

Según Moreno, empezaron siguiendo con interés el desarrollo de este concepto que ha tenido tanto en el ámbito de la Unión Europea, a partir de la comunicación de la Comisión de la Infraestructura Verde, que se formó en 2013, como durante la elaboración por el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico de la estrategia nacional que se aprobó en julio del 2021.

Compartimos los objetivos y las metas que se recogen en estos documentos y por ello iniciamos, más allá del marco y los plazos legales, la elaboración de una estrategia propia que definirá la implementación de la infraestructura verde y de la conectividad y restauración ecológica de nuestra comunidad”, ha explicado.

La estrategia de Extremadura en infraestructuras verdes

En noviembre del 2020 iniciaron sus trabajos a través de un encargo de la empresa pública Transatex y esperan tenerlo concluido antes de finales del año 2023. “El objetivo es disponer de una estrategia de infraestructura verde que, compartiendo los objetivos y la visión de futuro de la estrategia nacional, con la que tiene que estar alineada, a la vez que la realidad extremeña se adecue a ella”.

La estrategia nacional define unas metas con sus objetivos específicos y un año de actuación estableciendo un marco y una metodología. Las autonomías, lo que tienen que hacer según Moreno, es desarrollar y adaptar estos objetivos y líneas de actuación a la realidad ambiental, social y económica de la región. ¿Cómo? “Definiendo un procedimiento de participación y transparencia de distintas acciones que permitan la consecución de las distintas metas, estableciendo para cada acción indicadores y figuras responsables. Es decir, adecuar el marco que supone la estrategia nacional a nuestros objetivos”.

Dos líneas de trabajo

Iniciaron los trabajos en dos líneas. Primero, recopilando toda la información sostenible al respecto y, por otra, con el desarrollo de un proceso de diálogo, tanto interno como externo, con el resto de las administraciones implicadas. “Esto ha llevado a una interesante propuesta de acciones concretas a incluir en la estrategia, que ya tenemos definidas e identificadas las acciones concretas para las distintas líneas de actuación que se podrían incluir en la estrategia”, ha asegurado.

Toda esa información se recopiló, han tenido reuniones de trabajo con las distintas unidades administrativas, con las confederaciones hidrográficas, con la Federación Extremeña de Municipios y Provincias… “Y dentro de la primera meta identificamos la red básica de infraestructura verde, de la que ya disponemos de una primera propuesta de delimitación cartográfica de áreas clave basadas en la valoración de los componentes de la infraestructura, tanto de los vicios ecosistémicos como de la biodiversidad amenazada y la conectividad ecológica”.

Trabajan con tres posibles escenarios y, en función de los compromisos, objetivos de gestión y disponibilidad de recursos dentro de los tres escenarios se propondrá el que mejor integre la preservación de la infraestructura verde y la capacidad de esfuerzo y gestión al respecto.

Los siguientes pasos

Moreno también ha indicado que los siguientes pasos son la comprobación en campo de los elementos que componen la infraestructura y, seguidamente, iniciarán el proceso de consultas con un panel de expertos y abriendo la elaboración de la estrategia y la participación social de forma que los resultados se integrarán en el documento final, que se someterá a información pública y a valoración estratégica. “La idea es tenerlo terminado a lo largo del año que viene”, ha reiterado.

“Esto no es Red Natura 2”

Moreno, en representación de Extremadura, ha querido hacer una reflexión hacia otras regiones. “A lo largo del desarrollo de estos documentos ¿qué estamos viendo? Que tiene que ser abierto, tanto por su complejidad como por su naturaleza es imposible abarcar todo lo que se pretende recoger con un nivel de detalle que no permita posteriores actualizaciones”.

Para él, esta estrategia “es ya una estrategia. Es decir, es un marco para el desarrollo de actuaciones de diferente naturaleza de alcance y contenido. La estrategia de Extremadura es de Extremadura, aunque se desarrolla dentro del marco de la estrategia nacional y en línea con los documentos de la Unión Europea, es de cada comunidad autónoma y hay que hacerla entre todos adaptando los objetivos y las actuaciones a los propios objetivos ambientales, sociales y económicos”.

También ha señalado que la estrategia de infraestructuras verdes es necesaria para la implementación y el desarrollo de los fondos europeos. “En este sentido, todos los documentos de programación, tanto de los fondos como de los mecanismos de recuperación y resiliencia insisten en la necesidad de que exista una planificación de las actuaciones que se van a hacer y la estrategia para infraestructura verde es un elemento que recoge muchísimas actuaciones posibles a desarrollar. Esta necesidad hay que verla como una oportunidad, ya que permite planificar con un planteamiento integral estas actuaciones”.

En definitiva, “que esto no es Red Natura 2. No son áreas protegidas de recuperación. Es un concepto mucho más amplio”.

Relaccionadas