[jet_engine component="meta_field" field="antetitulo"]

El nuevo proyecto del Prado: oler los cuadros a través de perfumes

El Museo del Prado vuelve a reinventarse con la iniciativa ‘La esencia de un cuadro. Una exposición olfativa’
perfumes prado
Detalle de la obra alegórica 'El Olfato', de Jan Brueghel el Viejo y Rubens. (Imagen: Museo Nacional del Prado)

‘El Olfato’, obra de Jan Brueghel el Viejo y Rubens es la protagonista de uno de los nuevos proyectos de innovación del Museo del Prado, que en esta ocasión ha contado con la colaboración de Samsung y la Fundación Academia del Perfume. Así, se han creado diez fragancias relacionadas con elementos presentes en la pintura: rosas, naranjos, higueras, narcisos… para que los visitantes puedan comprobar lo que deberían oler los protagonistas del cuadro.

La exposición tiene por comisarios a Alejandro Vergara, jefe del área de conservación de Pintura flamenca y Escuelas del norte del Museo del Prado, y Gregorio Sola, perfumista senior de Puig, académico de la Fundación Academia del Perfume y creador de las diez fragancias finales. Unos perfumes que no han sido fáciles de conseguir, ya que ‘El Olfato’ evoca el jardín de árboles y plantas singulares que tenían Isabel Clara Eugenia y su marido en Bruselas a principios del siglo XVII; de hecho, en total, se representan unas 80 especies diferentes.

Cabe destacar que es la tecnología AirParfum de Puig, -“que permite oler hasta 100 fragancias distintas sin saturar el olfato, respetando la identidad y matices de cada perfume”, han destacado en la presentación de la exposición-, la que permite que los visitantes puedan oler los elementos presentes en el cuadro. Del mismo modo, cuadro difusores en los monitores táctiles de Samsung puestos en la sala son los que llevarán de forma directa la experiencia a los usuarios.

"Una cultura distinta"

Según Alejandro Vergara, han hablado con especialistas del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y estaban "asombrados" de hasta qué punto eran certeras las flores. “Y es que los pintores de flores eran herederos de una tradición, que eran los que ilustraban los libros de botánica de veinte años antes a este cuadro. Cuando la gente venga a ver a Jan Brueghel lo que van a hacer es abrir una ventana hacia una cultura distinta”, ha asegurado en la presentación.

Los perfumes

Por su parte, Gregorio Sola, el creador de los perfumes, ha subrayado que han estado trabajando los niveles de intensidad del olor para que sean igual en potencia todos los elementos del perfume.

“En total, hemos hecho tres perfumes y siete materias primas, materias primas que son muy potentes, y lo que hemos querido es que se puedan apreciar en toda su magnitud. De este modo, los siete elementos que tenemos son el lirio; tenemos el narciso; la flor de naranjo; las rosas; el jazmín; las glándulas sexuales maceradas de la civeta, con una base que reproduce el olor por ética profesional -un animal, un gato de algalia, que vive en el norte de Etiopía-; la higuera y el nardo”, ha explicado.

Está ‘Alegoría', un perfume que se inspira en el ramillete de flores que huele la figura alegórica del olfato, pintada por Rubens, amigo de Brueghel. También ‘Higuera’, donde interpreta el olor vegetal, húmedo y verde de la sombra de la higuera del cuadro. O ‘Guantes’, entre otros.

"Por ejemplo, para ‘Guantes’ hemos trabajado en un acorde de cuero, ante, suave, aterciopelado, y hemos puesto encima la fórmula del perfume que se le echaba a los guantes, que tiene sándalo, lirio, benjuí -una resina que viene de Siam-, un poco de jara -que en perfumería la llamamos ciste- y un poco de goma de estirax, que lo hace un poco clásico”, ha indicado.

La exposición

‘La esencia de un cuadro. Una exposición olfativa’ estará disponible hasta el próximo 3 de julio, en la sala 83 del edificio Villanueva del Museo Nacional del Prado.

Recomendadas