conocimiento ciéntifico

Conocimiento científico al alcance de todos

[jet_engine component="meta_field" field="antetitulo"]

Eusebio Sánchez: “Si la Tierra fuera el universo, nuestra galaxia sería un campo de fútbol”

El físico, integrante del Departamento de Investigación Básica – CIEMAT, habla sobre los enigmas de la nueva cosmología
universo cosmologia

Eusebio Sánchez, físico e integrante del Departamento de Investigación Básica – CIEMAT, ha participado en la jornada ‘Los enigmas de la nueva cosmología: expansión y uniformidad del universo’, organizada por la Fundación Ramón Areces -y en colaboración con la propia CIEMAT-. En esta ha dejado varias ideas, así como explicaciones sobre el universo, que, según él, muchas veces es incompresible.

“El universo es muy grande en el espacio y muy grande en el tiempo. El universo visible, qué quizás no es todo, tiene un tamaño, un diámetro de 92.000 millones de años luz. Cuando digo estas cifras tan grandes la mente humana no se puede hacer con ellas”, ha reiterado.

Una cosa que ha querido dejar clara es que el universo contiene estructuras ordenadas jerárquicamente. “Iimagina que el universo es parecido o del tamaño de la tierra. Entonces, los objetos más grandes que lo habitan -que se llaman supercúmulos de galaxias- serían más o menos del tamaño de una comunidad autónoma española. Y curiosamente, el rango de tamaño que tienen los supercúmulos es el mismo que el rango de tamaño de nuestras regiones. Una curiosa casualidad”, ha explicado.

Según Sánchez, la Vía Láctea, nuestra galaxia, sería del tamaño de un campo de fútbol y el pequeño grupo de galaxias que nos acompañan, que se llama grupo local, sería más o menos del tamaño de una gran ciudad. “Cualquier otra cosa que ya se te ocurra es ínfima en el universo. Por ejemplo, la distancia entre el Sol y la estrella más cercana, en este tamaño, sería el de la cabeza de un alfiler. Y cualquier cosa más pequeña, el tamaño del Sistema Solar, la Tierra o, por supuesto, el tamaño de nuestro planeta, serían microscópicos”.

El tiempo en cosmología

Asimismo, el físico ha repetido que el universo es muy grande en el espacio y en el tiempo. Sobre esta segunda afirmación, ha subrayado que es “muy viejo”, tanto que tiene una historia de… 13.800 millones de años.

“Y aquí quiero presentar algo parecido al ejemplo que he puesto antes. Cómo comprimir la historia del universo en un año”. Si la historia del universo se resumiera en un año, el Big bang estaría a las doce de la noche del 1 de enero, ha puesto de ejemplo. Y un fenómeno como la radiación de fondo de microondas ocurriría al cuarto de hora.

“El siguiente acontecimiento importante, el nacimiento de nuestra galaxia, sería el 1 de mayo. Y nuestro Sistema Solar aparecería el 9 de septiembre. La Tierra, el 14 del mismo mes. Y la vida, en la Tierra, un poco después el 25. La larga dominación de los dinosaurios, cientos de millones de años, sería menos de una semana. Y toda la historia de la Humanidad empezaría el 31 de diciembre a las diez y media de la noche. Colón llegaría a América cuando quedara un segundo para acabar el año, por ejemplo”.

Y es que, según él, puede parecer una empresa destinada al fracaso el tratar de entender algo tan grande y tan viejo. Sin embargo, lo entendemos muy bien. “Mejor, hay una teoría que lo explica todo: el Big bang. Básicamente, lo que dice es que el universo comenzó en un estado inicial muy denso y muy caliente y desde entonces se está expandiendo y enfriando”.

La teoría λCDM

Son afirmaciones “fuertes”, ha enfatizado, pues el universo no es eterno. Así, esta teoría se encarna en ese modelo estándar llamado Lambda CDM (λCDM), que son tres ideas: el principio cosmológico, la teoría de la relatividad de Einstein y la inflación cósmica, que básicamente explica cómo es la física de partículas en el universo muy cercano. “Las dos primeras tienen verificaciones exhaustivas durante mucho tiempo. Estamos muy seguros de que esos dos principios son correctos. Del tercero no”.

La teoría λCDM tiene varios enigmas: el primero, sesgos o errores en las observaciones, ya que todavía es posible que la causa de las tensiones -esto es, la expansión acelerada- sea que alguna de las medidas no es suficientemente precisa o tiene algún sesgo incontrolado.” Por eso es importante seguir mejorando la precisión y utilizar nuevos métodos”.

En segundo lugar, la física de λCDM, pues “quizás las tensiones son reales y la solución se deba a que hay que incluir pequeñas correcciones la teoría. Ejemplos de este tipo de efectos podrían ser que estamos en una zona del universo de baja densidad, que hay que mejorar las correcciones debidas al movimiento del sistema solar, etcétera”, ha indicado.

Y, por último, la nueva física, ya que si los efectos anteriores no explican las tensiones, entonces es que estamos descubriendo nuevas características del universo: nuevas propiedades de la energía oscura, interacciones de los neutrinos, interacciones entre materia oscura y energía oscura o modificaciones de la relatividad general.

Por ello, ha indicado que λCDM, la teoría del Big bang actual, está confirmada por una enorme cantidad de observaciones. “Estas exigen una nueva física, tanto para explicar el lado oscuro como el universo temprano”. Sin embargo, todavía quedan dos enigmas sobre el universo: la velocidad de expansión y la homogenidad. “Si estas son reales, la cosmología podría volver a cambiar y aprenderíamos una nueva física del universo”.

Recomendadas

Deja un comentario