Estibaliz barañano general manager ASIMOB
Estíbaliz Barañano en Global Innovation Day 2019, organizado por Innobasque. (Imagen: Innobasque).

Ingeniera superior en Telecomunicaciones por la UPV/EHU y Executive-MBA en Deusto Business School, Estíbaliz Barañano nunca tuvo miedo de asignaturas como las matemáticas o la física. “A comprenderlas me ayudó mi padre, también ingeniero; pero el interés por la ciencia y por entender cómo funcionan las cosas siempre ha estado ahí. Entre los 7 y los 14/15 años se establecen filias y fobias con las materias de estudio. Ese período acaba por marcar la elección posterior de una carrera”.

Y despojada de temores pero con un horizonte lleno de retos, el pasado mes de septiembre Barañano se incorporó a la startup ASIMOB. Lo hizo avalada por una experiencia previa de 15 años en los departamentos de I+D de grandes empresas dedicadas a la gestión del tráfico y el transporte. “Los problemas que nos sacan de nuestro campo de conocimiento son los que nos hacen aprender”, asegura para justificar parte de su salto al emprendimiento.

En verano, ASIMOB había finalizado los desarrollos técnicos necesarios para poder empezar a dar servicios en el mercado. “Mi papel es liderar el comienzo de la actividad. Hacer que la empresa eche a andar y despegue; pivotar lo necesario para que nuestros servicios se ajusten a la demanda del cliente”, detalla Barañano.

La propuesta de valor de ASIMOB estriba en aplicar tecnologías como la inteligencia artificial, la sensórica o el internet de las cosas al mantenimiento de la infraestructura vial, un campo donde, en opinión de Barañano, aún no han desembarcado la digitalización y la automatización.

“Hasta ahora, los desarrollos innovadores en movilidad están centrados en la gestión del tráfico o en capacitar al vehículo autónomo. Pero los vehículos, autónomos o no, circulan por carreteras que deben estar en condiciones adecuadas, y que también pueden obtener importantes beneficios desde la tecnología”.

El método que emplean tiene una doble vertiente. Por un lado, los dispositivos MOBIapp, los conforman componentes IoT, sensores y cámaras que son instaladas en los vehículos para capturar datos como baches, balsas de agua, zona de disminución de la adherencia debida a las condiciones climáticas, percepción de las marcas en el trazado, señales, luminosidad, etc.

Por otra parte, MOBIsoft es la plataforma que compila la información captada por los dispositivos y la analiza para aportar información a los usuarios. La información obtenida puede personalizarse para alimentar al SCADA de la compañía y puede ser también integrada con otras fuentes de información.

Barañano no quiere hablar de planes a largo plazo. Por el momento el objetivo es que ASIMOB sea una empresa estable, que crezca en personas, servicios, mercados y clientes. “En una startup, cada pequeño logro es una gran satisfacción. Todo está por hacer, pero son pocos los efectivos para conseguirlo. Es conveniente sentar determinadas bases y que crecer sea compatible con no hacer grandes cambios”.

Tras unos meses al frente de su nueva responsabilidad, Barañano lanza una llamada a todas aquellas mujeres que no se atreven a dar el paso de emprender. “Hay que vencer al miedo. Tenemos mucho que ganar y poco que perder. Si la startup tiene éxito, será un orgullo; si fracasa, un valiosísimo aprendizaje”.

En cuanto al descenso de las vocaciones STEAM entre las más jóvenes, considera que es importante la visibilidad de referentes en estas áreas. “Personas en las que las niñas se vean reflejadas. Contribuye a normalizar una situación que ya debería serlo hace mucho”,concluye Barañano.  

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here