Santander

Escritorios virtuales para seguir trabajando ante terremotos, inundaciones… y pandemias

El Gobierno de Aragón, a través de AST, desarrolla junto a AWS escritorios virtuales para que los funcionarios puedan seguir operando ante situaciones de catástrofe
escritorios virtuales aragon
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Hasta que llegó el confinamiento total por la pandemia del COVID-19 nadie (o casi nadie) se había planteado cómo llevar a tantos trabajadores su trabajo a casa. Es cierto que el teletrabajo ya existía, pero muchas compañías estaban preparadas para que sus ordenadores estuvieran solo disponible en los lugares de trabajo. Si esto fue difícil –la rapidez con la que se ha digitalizado el país ha sido seis veces mayor que hasta marzo del 2020– solo hay que imaginar lo que es movilizar al sector público de una comunidad como Aragón. 

En Aragonesa de Servicios Telemáticos (AST), del Gobierno de Aragón, idearon escritorios virtuales que, gracias Amazon Workspace, han permitido que los funcionarios de la región hayan podido seguir con su trabajo desde casa.

Antes, los servicios estaban preparados para catástrofes naturales como terremotos o inundaciones. ¿Pero una pandemia mundial? Nadie lo esperaba. Ya en AST contaban con dos centros de datos principales para los servicios prestados tanto aciudadanos aragoneses como a los empleados públicos de Aragón: el que está ubicado en la sede del Gobierno de Aragón, en Zaragoza, y el que está ubicado en el Parque Tecnológico Walqa, en Huesca.

“¿Qué es lo que nos podría afectar para que los servicios no se pudieran dar desde los dos centros de trabajo? Ahí es donde estamos nosotros, nuestros procesos de trabajo, de gestión de continuidad, de gestión de riesgos, nuestro proceso de seguridad física”, ha explicado Óscar Torrero, director de Tecnología y Sistemas de AST, del Gobierno de Aragón, en el AWS Initiate.

La pandemia, una alternativa

“¿Qué nos puede afectar? Una inundación, un riesgo ambiental… pero la verdad, de todo lo que habíamos pensado, no habíamos contemplado que podía venir una pandemia. Es decir, llegó un momento en que nuestros servicios seguían funcionando, nuestros edificios seguían donde tenían que estar, los suministros seguían funcionando perfectamente pero, de un día para otro, toda la fuerza laboral se tuvo que marchar a sus casas. Eso, la verdad, no lo teníamos previsto”, ha admitido.

En los puestos de trabajo tenían un perfilado dedicado a la movilidad, a la seguridad, al equipamiento para saber de qué tipo lo iban a tener sus usuarios y no habían previsto que tuvieran que dejar de prestar su trabajo desde las instalaciones donde tenían el equipamiento, la seguridad física, la seguridad lógica habilitada. Pero llegó un momento en el que tuvieron que modificar dicho perfilado. Y eso no se hace de manera rápida. 

“Necesitábamos otras alternativas. Nosotros teníamos previsto que, más o menos, unas 800 personas pudieran hacer su trabajo con el equipamiento previsto desde unas ubicaciones alternativas, pero no para gran parte de la fuerza laboral, para las 12.000 personas que, de un día para otro, dejaron de acercarse a los puestos de trabajo que tenían ubicados”.

El papel de Amazon Web Services

Entonces, tuvieron que pensar una alternativa para que pudieran seguir trabajando. Ahí entró Amazon, con el servicio Amazon WorkSpace. “El desarrollo del proyecto fue muy rápido y muy ágil. La verdad es que iniciamos una pequeña prueba piloto con un despliegue inicial. En unas horas se nos facilitó una plantilla y empezamos a desplegar los programas que solemos utilizar en nuestro día a día. Hicimos una plantilla con los programas de acceso a los servicios de recursos humanos, contabilidad, así como acceso a nuestras carpetas corporativas donde está nuestra ofimática”, ha indicado. “Lo que más nos costó fue integrarlo con nuestro directorio corporativo, porque es un directorio basado en software libre”.

Una vez salvado este escollo, el despliegue de los primeros escritorios virtuales fue rápido, con una muy buena acogida por parte de los trabajadores públicos del Gobierno de Aragón. A partir de ahí, fue creciendo la solución, visto que habían acertado con el producto y con la solución. 

“Generamos plantillas para otros colectivos específicos, como fueron nuestros compañeros de Agricultura, el Instituto Aragón de Empleo, y generamos una también para los compañeros de Sanidad, aunque la gran parte de los trabajadores del entorno sanitario tuvo que estar al pie del cañón –y nunca les agradeceremos bastante todo el esfuerzo que están realizando durante estos meses largos de pandemia–“, ha afirmado. 

"Una agilidad increíble"

Una vez que desplegaron todos los escritorios virtuales tuvieron que recrear la solución, porque crecieron más de lo que tenían previsto en un principio. Ese crecimiento, aseguran desde AST, fue muy ágil porque lo tenían todo planteado en infraestructura como código: “fue retocar el código y volver a lanzar otra vez los scripts y generamos el entorno rápidamente”. 

Así, una vez que ya tenían estable el servicio, lo siguiente que pensaron fue cómo lo podían mejorar. Una de las cosas que echaban en falta, por ejemplo, era un cuadro de mandos para poder ver qué usos se estaba haciendo con esta solución. "Este cuadro de mandos lo hicimos también con herramientas que nos proporcionó AWS, como fue funciones lambda, o base de datos no relacionales como dynamoDB. Además, aprovechamos el servicio que también proporciona para cuadros de mando AWS como es el servicio QuickSite”.

Entre las ventajas de esta solución, principalmente, una agilidad increíble. "La verdad es que para un proceso de un proyecto TIC fue muy rápido, con un bajo coste de acceso, y con un bajo coste de desarrollo. No tuvimos que proporcionar un licenciamiento grande, no tuvimos que proporcionar máquinas, todo eso lo da la nube”, ha explicado Torrero.

“La verdad es que la versatilidad, en este caso, es buenísima, y el coste fue razonablemente bajo. Luego el coste por uso –contra más usas más pagas– y llegó un momento en el que teníamos hasta 1.500 escritores provisionados. El coste era razonable. Ahora mismo, la plataforma no está siendo tan utilizada, ya que la gente se ha ido incorporando a su puesto de trabajo, pero sigue estando activa y el coste de mantenimiento es bajísimo. Además, podemos desplegar masivamente escritorios virtuales en cuestión de minutos. Tenemos ya integrado y automatizado el aprovisionamiento de estos escritorios virtuales, con lo que las altas y las bajas son muy rápidas”, ha asegurado. 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Suscribete a nuestra newsletter semanal