envases

Diferentes grupos de investigación de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) trabajan para resolver retos globales del sector del los envases. Se trata de una acción enmarcada en el proyecto MatchingPack que desarrolla el Cluster de Innovación en Envase y Embalaje. El objetivo es conectar las necesidades de packaging de las empresas con las soluciones que ofrecen los agentes de innovación.

Tras explorar el año pasado la vía de la creación de Corporate Ventures entre empresas de pacakaging y startups que ofrecieran soluciones para sus necesidades, en esta segunda edición el Clúster ha definido una serie de retos ligados a la digitalización, materiales y envases inteligentes. Aplicar la inteligencia artificial (IA) al envase se ha convertido en una de las grandes demandas.

"La llegada de la IA al sector es imparable y cuenta con múltiples beneficios. Por ejemplo, para el proceso de producción, donde va a jugar un papel importante en la digitalización. La sensorización de la producción de envase y la interpretación de esta minería de datos a través de la inteligencia artificial permitirá ser más eficaces, identificar mermas o problemas, evitar contaminaciones así como cualquier otro proceso que influya en la calidad final de los envases y embalajes", explica a este periódico Jesús Pérez, director del Cluster de Innovación en Envase y Embalaje.

También va a jugar un papel importante en la distribución, añade. "Facilitará la trazabilidad, garantizando la seguridad del producto en todo momento. Desde el punto de vista del consumidor, permitirá mejorar la información que se le ofrece, y podría contribuir también para recoger e interpretar datos de usabilidad de los envases, lo que favorecerá su proceso de mejora continua".

Coronavirus y sostenibilidad

En los últimos meses, la seguridad se ha convertido en la principal vía de innovación de los nuevos desarrollos de envases por la crisis sanitaria del COVID-19, junto con la tendencia medioambiental. "El packaging ha demostrado ser un aliado eficaz y un elemento imprescindible en situaciones como estas, por tanto esta puede ser una de las principales líneas de desarrollo de nuevas soluciones de envase, enfocándose en la higiene y en sus efectos antibacterianos y propiedades virucidas", afirma Pérez.

La gestión de los residuos de envase también es uno de los desafíos principales identificados por el Clúster. Destaca la necesidad de mejorar los procesos de separación de los materiales compuestos como los multicapa, así como de encontrar soluciones de reciclaje químico para separación de estos materiales multicapa y otras aplicaciones. En el terreno de los materiales, se ha detectado otro reto global, como es la mejora del uso de cartón y foam de forma conjunta, con el fin de facilitar su reciclaje.

"Buscamos el uso de materiales sostenibles, compostables o 100% reciclables. El desafío es conseguir que estos nuevos materiales puedan cumplir las mismas prestaciones que los convencionales, siempre respetando el principio de seguridad para el consumidor", apunta Pérez. Relacionado con esto, el director del Clúster sitúa también a la economía circular como uno de los grandes objetivos del sector. "Como sociedad tenemos necesidad de aprovechar todos los residuos para convertirlos en nuevos productos, y en esta línea existen muchas posibilidades para que la industria del envase y el embalaje pueda generar nuevos materiales con biorresiduos que sean eficaces y 100% seguros para el consumidor".

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here