sistema electrico COVID-19

El estado de alarma promovido a raíz del COVID-19 ha causado que las energéticas tengan que prepararse para que el sistema eléctrico mantenga su calidad. Y han sido la digitalización y los centros de control de la red los que han conseguido paliar cualquier crisis que pudiera afectar a su calidad. O eso indican desde Endesa, que, en los territorios donde actúa como distribuidora –Extremadura, Aragón, Andalucía, Canarias, Baleares y Cataluña– ha asegurado el servicio eléctrico gracias a estas medidas.

Al comienzo de la crisis del COVID-19, la compañía energética creó un Plan Operativo de Emergencia para el sistema eléctrico no sufriera. De ahí la importancia de los centros de control. Pero ¿qué son exactamente? “Son los puntos neurálgicos del sistema eléctrico desde donde se controla y supervisa la transformación y la distribución de la energía eléctrica desde la red de transporte hasta su consumo final durante 24 horas al día los 365 días del año. Por ello, su correcto funcionamiento es clave para garantizar un servicio tan esencial para la sociedad”, explican desde Endesa.

Así, en ese Plan Operativo de Emergencia han asegurado el sistema eléctrico a través de sus centros de control, realizando diferentes medidas: “activando espacios gemelos desde donde se puede gestionar la red en paralelo; compartir la gestión desde diversos puntos; separar en grupos a los empleados para prevenir posibles contagios; así como extremar las medidas de limpieza e higiene tanto personal como de los puestos de trabajo”.

Por otro lado, también cuentan con medidas de protección para garantizar su funcionamiento “mediante conmutación automática, con más de una fuente eléctrica para conmutarlas en caso necesario; Sistemas de Alimentación Ininterrumpida (SAI), a través de baterías y otros elementos almacenadores de energía; y grupos electrógenos; que entran en funcionamiento si el corte de alimentación persiste”, explican.

[Le puede interesar: MONICA: Endesa afina el control de la red de distribución eléctrica]

Además, son en estos centros de control donde se está llevando a cabo un exhaustivo trabajo de supervisión y monitorización de las más de 19.500 km líneas de Alta Tensión, 115.900 km líneas de Media Tensión, 1.275 subestaciones o 151.700 centros de transformación que conforman la red de Endesa para poder dar una respuesta inmediata si surge cualquier imprevisto. De hecho, también ofrecen un servicio de información técnica exclusivo para los municipios, gestionando posibles incidencias; así como para los servicios de emergencia locales y regionales y para las fuerzas de seguridad del Estado.

En cuanto a la digitalización realizada por Endesa para prevenir cualquier tipo de emergencias, desde la compañía destacan la incorporación de unos telemandos que permiten el control remoto. Así, estos telemandos permiten mejorar la gestión de las redes eléctricas a través de la automatización, realizando maniobras a distancia y en tiempo real sin necesidad de enviar una brigada técnica a la zona para realizar las primeras operaciones. “Se puede realizar una actuación inmediata ante cualquier incidencia, disminuyendo notablemente el tiempo de respuesta, y repercutiendo positivamente en la calidad de suministro de los más de nuestros 12.449.500 clientes”.

Por último, cabe destacar que Endesa ha duplicado en Santiago el centro de control de Madrid, aunque esta vez, el de sus instalaciones renovables –las eólicas y solares–. “Se gestionará a distancia, en régimen de 24 horas los siete días de la semana, más de 2.600 unidades de generación, entre turbinas eólicas e inversores solares, así como más de 100 subestaciones de evacuación de electricidad asociadas a las 115 plantas de generación eólica y solar de Enel [filial de renovables de Endesa]”

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here