Con la colaboración de
Banco de Santander
las villanas gallinas huevos granja fademur pepsico

Elena González (granja 'Las Villanas'): "El secreto de la calidad de nuestros huevos está en el bienestar animal"

La bióloga lidera el proyecto ubicado en Campillo de Aranda (Burgos). Se trata de una de las iniciativas becadas por Fundación PepsiCO y FADEMUR en su apoyo al emprendimiento rural femenino

Basta con echar un vistazo a la cuenta de Instagram de la granja Las Villanas para comprobar que las gallinas camperas que la habitan son especiales. Aparte de su condición de influencer, ponen huevos de una calidad que generan adicción entre quienes los prueban. La razón, como explica a Innovaspain Elena González de Benito, cabeza visible de la granja, está en el bienestar animal. Las 500 ‘villanas’ campan a sus anchas por una hectárea (de las 2,5 que ocupa en total la granja), cuando la ley dice que, en este caso, bastaría con 2.000 metros.

Después de estudiar biología en la Universidad Complutense de Madrid, González de Benito cursó un máster en Gestión de Ecosistemas en la UPV/EHU. Tras un tiempo dedicada a la consultoría ambiental en Bilbao, y poco antes del estallido de la pandemia, la emprendedora empezó a darle vueltas a cambiar de vida y arrancar un proyecto propio en el ámbito rural. La oportunidad nace de sus propias raíces y en unas tierras a buen precio en Campillo de Aranda (Burgos), el pueblo de su padre y su abuela.

“Mi pareja y yo hemos empezado de cero”, apunta González de Benito. Antes de convertirse en Las Villanas, el terreno adquirido había sido dedicado a la agricultura intensiva: cereal, leguminosa, girasol, trigo… “Hemos regenerado el suelo con pasto para las gallinas, libre de pesticida y herbicida”. Aunque las gallinas son las protagonistas -a decantarse por ellas les ayudó Laura Polo, de Granja Pepín (Palencia)- en el futuro quieren dar forma a un proyecto más ambicioso, y ocupar el terreno con una huerta y 200 frutales. “Nos gustaría que hubiera un poco de todo; hacer rotación, gestión de pastos y quizá introducir otro tipo de ganado”.

Alejados del concepto de granja-nave industrial, en Las Villanas el impacto es mínimo. Los gallineros son móviles y funcionan con energía solar, al igual que el centro de clasificación y el almacén. Este es uno de los puntos que quieren mejorar después de que el proyecto, que acaba de cumplir un año, sea uno de los elegidos para ser becados por Fundación PepsiCo y la Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales (FADEMUR).

También prevén adquirir un vehículo nuevo que les facilite el reparto de los huevos. A día de hoy, es posible comprarlos en tiendas de Aranda de Duero, Roa de Duero o Riaza, pero a través de la tienda online de su web cubren la zona y Madrid, donde hacen reparto a domicilio. “Próximamente queremos ampliar la distribución a toda la península”, apunta Elena González, quien percibe que, al otro lado, hay un consumidor “que valora un producto excelente”, pero que también se preocupa por el origen de lo que come. “El huevo con distinción ecológica de las grandes superficies quizá proceda de granjas con 300.000 gallinas. El problema es que se olvidan del animal”.

En Las Villanas están implicados pareja, familia, amigos… “Hemos construido todo, desde la verja hasta los gallineros. Pero no queremos que se quede en el sustento de mi familia, sino ir mucho más allá. El objetivo es crear una red interconectada de consumidores y productores locales (hortelanos, apicultores). En definitiva, generar un tejido de economía de proximidad”.

La joven celebra que, al igual que les ocurrió a ellos, otros muchos cambiaran el chip definitivamente a raíz de la pandemia. “El emprendimiento rural está en auge. La gente quiere volver a las raíces y al contacto con la tierra”. En un pueblo de menos de 200 habitantes, Las Villanas demuestran que es posible, aunque ello implique para González entrar en un modo multitarea en el que el trabajo tradicional se mezcla con las nuevas tecnologías. “Las redes sociales son fundamentales para dar a conocer estas iniciativas y entrar en contacto con otros emprendedores. Somos pequeños productores y toda ayuda es válida para mantener vivos los proyectos”.

Deja un comentario

Recomendadas