Fondos de recuperación europeo

ESPECIAL FONDOS DE RECUPERACIÓN

[jet_engine component="meta_field" field="antetitulo"]

El test made in Vitoria que pasarán vehículos de todo el mundo para demostrar que son ciberseguros

Tras adelantarse al mercado con EUROCYBCAR, Azucena Hernández recoge ahora los frutos gracias al éxito de una metodología propia que la industria de la automoción necesita para certificar la ciberseguridad de sus vehículos
Azucena Hernández EUROCYBCAR País Vasco
Azucena Hernández, CEO de EUROCYBCAR.

Hace seis años, Azucena Hernández empezó una carrera “repleta de cur­vas y cambios de rasante”. También de alegrías. Licenciada en Ciencias de la Información, ha ocupado puestos de res­ponsabilidad en medios de comunicación dedi­cados a la automoción, la seguridad nacional y la ciberseguridad, así que ha probado coches, tecnologías y circuitos en todo el mundo. “La constante en mi vida profesional ha sido que las personas viajen en coches seguros”. Así que, yendo un paso más lejos, un día se hizo una pregunta: ¿Cómo sabemos si un coche es ciberseguro?

A los 47 años abandonó la comodidad para emprender con todas de la ley. Indagó con am­biciones globales y descubrió que nadie tenía una respuesta a su pregunta, así que pasó a la acción. En una servilleta, diseñó en 2017 lo que acabó convirtiéndose en el Test EUROCYBCAR. Se trata del primer test del mundo que mide y certifica el nivel de ciberseguridad de los ve­hículos. Para ello, aplica la metodología ESTP (EUROCYBCAR Standard Test Protocol, con pa­tente internacional) y según la normativa euro­pea de ciberseguridad UNECE/R155.

La aprobación de la normativa de ciberseguridad europea UNECE/ R155 ha resultado fundamental

“Procedo de una familia de artesanos. Desde niña he asistido al esfuerzo de mis padres por emprender: problemas diarios, dormir poco, escasas vacaciones…”. Hernández añade que de ellos también aprendió a no ponerse barre­ras y a esforzarse al máximo. “No tuve dudas a la hora de embarcarme en esta gran cruzada”. Hoy, la compañía cuenta con un CiberLaborato­rio de pruebas para vehículos en Vitoria. Una de las claves para entender el buen momento que atraviesa el proyecto pasa, según su fundadora, por ofrecer una mirada desde la perspectiva del usuario y no del fabricante o el ingeniero. Una aparente paradoja que aporta un enfoque inno­vador al campo de la ciberseguridad.

“En 2013 ya percibí que habría que proteger el vehículo al igual que lo hacíamos con los orde­nadores o los dispositivos móviles. Los cibera­taques pueden poner en riesgo la vida de sus ocupantes. El reto fue aunar motor y cibersegu­ridad de manera pionera”, explica Azucena Her­nández. A lo largo de estos años, el posiciona­miento de la marca se ha visto acompañado de una intensa labor de concienciación en institu­ciones, asociaciones, empresas de automoción y flotas de vehículos.

Las buenas noticias

Uno de los hitos de EUROCYBCAR tuvo lugar en junio de 2020, tras la aprobación de la cita­da normativa UNECE/R155. “Fue un momento decisivo. Obliga a los fabricantes a que cuenten con una certificación de ciberseguridad para todos los vehículos -coches, camiones, autobu­ses, furgonetas y remolques- que se homolo­guen a partir de julio de 2022 y todos los que estén a la venta a partir de julio de 2024. Tras años de lucha, la ONU y Europa me daban la razón”, detalla Hernández.

Pero las primeras alegrías comerciales llega­ron antes. En 2018, cuando pensaba que nadie creía en el proyecto, su camino se cruzó con el de Javier Diéguez, director del Centro Vasco de Ciberseguridad. “Vio que mi sueño era algo muy real y creyó en mí”. Tras él, Estíbaliz Her­náez, viceconsejera de Tecnología, Innovación y Transformación Digital del Gobierno Vasco, se preocupó por saber si su vehículo oficial era ciberseguro. La Ertzaintza también depositó su confianza en mi metodología de evaluación de la ciberseguridad de los vehículos”, añade la emprendedora.

Entrega del Certificado de Ciberseguridad en vehículos.

Un buen momento

Con una trayectoria suficiente a sus espaldas como para diseñar una estrategia comercial solida, EUROCYBCAR llega a 2022 con fuerza. “La ciberseguridad empieza a ser un elemento trasversal y necesario para toda la industria de la automoción. Ya no se puede hablar de co­ches, autobuses, motos o camiones conecta­dos y autónomos o de movilidad sostenible, si no se contempla la ciberseguridad”.

La metodología ESTP permite saber qué vehí­culos son los más ciberseguros del mercado, “del mismo modo que ahora conocemos si un coche es más o menos seguro en caso de acci­dente”. Azucena Hernández afirma que su em­presa es la única que dispone de un portfolio de productos específicos para evaluar y certi­ficar el nivel de ciberseguridad no sólo de los vehículos. “También damos servicio a sistemas de gestión de flotas, aplicaciones e infraestruc­turas de movilidad.

En abril de 2022, la motocicleta eléctrica NUUK Cargopro recibió el primer certificado en el mun­do de ‘Ciberseguridad en Vehículos’ de AENOR tras superar el Test EUROCYBCAR. “Los mode­los que obtienen este certificado demuestran que tienen implementados medios eficaces para minimizar el riesgo de un ciberataque. Con este hito, la empresa se ha convertido en un re­ferente internacional del sector”.

La motocicleta eléctrica NUUK Cargopro recibió el primer certificado en el mundo de ‘Ciberseguridad en Vehículos’ de AENOR tras superar el Test EUROCYBCAR

Los planes de la compañía pasan por continuar con el desarrollo nuevos productos y servicios desde sus instalaciones de Vitoria. Entre los ob­jetivos está seguir emitiendo certificados junto a AENOR y colaborar en las mejoras de la nor­mativa UNECE/R155. “Por ejemplo, queremos que las motos sean incluidas en el listado de vehículos que deben ser ciberseguros por ley. Además, pretendemos mantener la colabora­ción con centros de investigación. Con las ase­guradoras nos hemos propuesto crear una ci­berpóliza que cubra a los que viajan a bordo de un vehículo”.

Motocicleta eléctrica NUUK Cargopro.

EUROCYBCAR ha recibido un préstamo parti­cipativo de ENISA dentro de la línea Empren­dedoras Digitales. “Nos ayudará a continuar con el proceso de industrialización de la metodolo­gía ESTP. Nuestra idea es reducir los costes de producción de los test de evaluación de ciber­seguridad y reducir los tiempos de elaboración de los informes finales. Automatizar procesos permitirá que el Test EUROCYBCAR pase de ser un servicio a ser un producto. Lo haremos ac­cesible a un mayor número de clientes, aumen­tando la escalabilidad del modelo de negocio y alcanzando de forma más rápida un mayor nú­mero de mercados internacionales”, concluye Azucena Hernández.

Recomendadas