El método de INTA para combatir al mosquito del dengue, listo para comercializarse

Investigadores del INTA crearon un método de control eficaz para combatir las larvas del mosquito transmisor del dengue
Investigadores del INTA crearon un método de control eficaz para combatir las larvas del mosquito transmisor del dengue

Conocida como una enfermedad viral, el dengue se convirtió en la principal preocupación para los organismos sanitarios de la Argentina. Al ser transmitida por el mosquito hembra, principalmente de la especie Aedes aegypti, investigadores del Instituto de Microbiología y Zoología Agrícola (IMyZA) del INTA han desarrollado un bioinsecticida que mata las larvas del vector.

Se trata de un bioinsecticida, elaborado a partir de Bacillus thuringiensis israelensis (Bti), una bacteria que enferma mortalmente a las larvas de los mosquitos y que, además, no es nociva ni para hombres ni animales. Es un método de control eficaz para combatir las larvas del mosquito transmisor y está disponible para ser licenciada a empresas interesadas en producirlo y comercializarlo.

“Seguimos investigando para aprovechar al máximo lo que Bacillus thuringiensis, como insecticida biológico, nos puede dar”, afirma Graciela Benintende, investigadora del IMyZA. “Cada día, se amplía el abanico de aplicaciones y desarrollos factibles de utilización en un contexto de control biológico de plagas en pos de un mayor beneficio y eficacia para el bien de todos”.

Para Roberto Lecuona, director del IMyZA, a través de las investigaciones “se logró alcanzar el desarrollo de un producto que puede ser transferido al sector público y privado, y demuestra la importancia del organismo no solo en el sector agroproductivo, sino en cuanto a plagas y vectores que afectan a la salud de la población”.

A finales del 2008, el IMyZA completó el desarrollo de un método de control para combatir el dengue a través de un bioinsecticida. Los investigadores aclararon que “este bioinsecticida no se aplica en pulverizaciones en espacios públicos, parques y paseos como otros métodos, porque solo mata a las larvas y no a los mosquitos adultos, por lo que debe ser aplicado en agua donde puedan proliferar las larvas como charcos, estanques, baldes, posa macetas, floreros, etc.”.

“Estamos en condiciones de transferir la cepa y asistir a los laboratorios provinciales que cuenten con la capacidad de generar bioproductos, en todo lo que hace a la producción”, dice Adolfo Cerioni, coordinador Nacional de Vinculación Tecnológica del INTA. Según sus palabra, el IMyZA cuenta con “los investigadores para transferir todo el know how”, es decir, cómo hacer la transferencia de ese conocimiento “para iniciar la producción del biolarvicida en los laboratorios que decidan licenciar el producto”.

Según Lecuona, las investigaciones van más allá del mosquito. “Podemos trabajar con otras cepas para controlar los vectores de enfermedades, por ejemplo investigaciones donde se alcanzaron resultados auspiciosos en el control de la vinchuca, una enfermedad que afecta a la salud pública”, señala.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here