El hub podcast

Esta columna fue escrita por Fabrizio Opertti e Itzel Barrón y publicada originalmente en el blog Más allá de las fronteras del BID

Lizeth Correa y su esposo Jaime Ríos comenzaron a exportar plátanos y limones hace 14 años desde su país, Colombia. Hoy comercializan más de 150 productos, como manzana, cebolla, moras y aguacate, desde al menos seis países de América Latina y el Caribe.

Para lograr este gran salto, su empresa, Tropic Kit, ha tenido que reinventarse varias veces. A lo largo de los años, y en particular durante la crisis económica del 2008 y la ola invernal que azotó a Colombia en el 2011, los empresarios se dieron cuenta de que su principal problema no era encontrar clientes para vender sus productos, sino tener proveedores estables.

Para encontrarlos, comenzaron por cambiar la manera de explorar nuevas oportunidades de negocio. Fue así como en 2011 repitieron su participación en LAC Flavors, el encuentro de negocios de alimentos y bebidas más destacado de América Latina y el Caribe, esa vez ya no como proveedores, sino como compradores dentro de la región.

De ahí, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) los invitó a un encuentro de negocios en Japón para reunirse con compradores del país asiático, lo que representó un cambio de perspectiva que los acercó un paso más para convertir a Tropic Kit en una comercializadora internacional. Hoy, gracias a su empuje y capacidad de innovación, esa empresa comercializa alimentos desde países como Chile, República Dominicana, Perú, México, Honduras y Colombia.

Esta historia refleja lo importante que es para las pequeñas y medianas empresas (pymes) innovar para exportar un mayor volumen de productos, a más lugares, y con mejor rentabilidad, sobre todo en épocas difíciles como la actual pandemia del COVID-19.

Innovar es importante porque permite replantear el valor de la oferta de un producto al consumidor. Al modificar una receta, por ejemplo, para agregar más nutrientes a un alimento u ofrecer alternativas sin azúcar ni gluten, la propuesta de valor del producto aumenta, y con ella, la capacidad de incrementar el acceso a otros mercados y los márgenes de ganancia.

Incluso cuando se trata de alimentos no procesados existe una oportunidad de agregar valor, conocido como “servicificación”, o servicios exportados junto a los bienes.

Un ejemplo claro es el software de trazabilidad de la carne desarrollado en Uruguay, uno de los principales países productores de cárnicos en la región, el cual permite conocer la historia y recorrido de un producto a lo largo de la cadena de producción. Al agregarle valor de esta manera a los insumos y materia prima, las empresas diversifican sus fuentes de ingreso al incorporar una oferta de servicios.

Cómo las pymes pueden agregar valor

Para reinventarse y mejorar su desempeño, las pymes necesitan dar tres pasos: definir un objetivo, encontrar los recursos necesarios, y trazar e implementar un plan de acción.

Pero la fórmula mágica es tener mucha iniciativa y ganas de reinventarse. Fabrizio Opertti, gerente del sector de Integración y Comercio del BID, recomienda a las pymes que no se queden quietas, que sean curiosas, que mantengan la mente abierta para darle una vuelta a sus productos y servicios, y agregarles valor.

Opertti también explica que América Latina y el Caribe no es solamente el supermercado del mundo con productos artesanales y nutritivos, sino el centro de atención telefónica y un importante desarrollador de videojuegos y de software. Para él, la región tiene demasiado potencial y talento que no puede desperdiciar.

Adicionalmente, los empresarios deben entender cómo aprovechar la tecnología. Innovar no necesariamente requiere de tecnología o de inversiones cuantiosas en ella, ya que solo es una herramienta, mas no un fin. Innovación no es solo tecnología, reinventar procesos y métodos, son también opciones para crear y potenciar valor. Por eso es importante identificar cuál es el valor agregado que se le quiere dar al producto o servicio y luego ver qué tecnologías y procesos se requieren para lograrlo.

Este fue el tipo de lecciones que Lizeth Correa se llevó tras participar en LAC Flavors, cuya última edición se realizó en Cali, Colombia, en septiembre de 2019.

En ese evento también participaron otros innovadores como Diego Romero, representante de Prochoc, una fábrica ecuatoriana de chocolates que innovó al combinar ingredientes milenarios de la región, como el cacao, el maíz y la quinua, para crear Sunkao, una línea de productos nutritivos y saludables, el tipo de productos que buscan los consumidores en los países a los que exportan.

“Uno siempre tiene que estar pensando en desarrollar y ofrecer alternativas. Es el único camino para que emprendimientos y empresas pequeñas surjan y puedan acceder a grandes clientes”, explica Romero.

Otra empresaria que compartió la experiencia de su empresa en ese encuentro es Juliana Dorronsoro, vicepresidenta de marketing y ventas de Del Alba, una productora de alimentos con sede en Cali, que ha evolucionado a lo largo de 20 años al pasar de ser una empresa agrícola, a una especializada en el segmento de los aperitivos o snacks saludables.

En años recientes ha lanzado productos innovadores para el mercado colombiano, como quinua bañada en chocolate, y exporta macadamia de primera calidad a 13 países. “La innovación es lo que nos oxigena como marca”, señala Dorronsoro. “Nos hemos venido reinventando a través de los años, ajustándonos a las necesidades de los clientes y los diferentes mercados”.

El Hub, nuevo podcast de ConnectAmericas

En el BID sabemos que historias como las de Lizeth, Diego y Juliana y sus empresas iluminan y empoderan a los emprendedores en diferentes industrias. Por eso estamos lanzado El Hub, el nuevo podcast de ConnectAmericas, la plataforma en línea para la internacionalización de las pymes.

A través de El Hub compartiremos historias de emprendedores globales: sus inicios y tropiezos, y las herramientas que los ayudaron a trascender fronteras y a abrirse las puertas a mercados globales. La primera temporada trae seis episodios que serán publicados cada dos semanas.

El Hub se puede escuchar desde las principales plataformas de podcast: SpotifyApple Podcasts y Google podcasts y desde tu computadora. Te invitamos a escuchar los dos primeros episodios “Reinvención” y “Lizeth Correa: ¿y ahora de dónde sacamos estos limones?” y a suscribirte a la serie.

El nuevo podcast es una de las diversas herramientas, similar a los foros, ruedas de negocios, cursos en línea, webinars y artículos prácticos, que ConnectAmericas ofrece de manera gratuita a las pymes latinoamericanas para exportar e internacionalizarse.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here