Juan Vaamonde

El futuro de la sostenibilidad en los datacenter

Por Juan Vaamonde, Country Manager de DATA4 en España

Todo lo que sucede online está alojado en un datacenter: Toda la información que puedes encontrar en internet, las películas, series y documentos que vemos en las plataformas multimedia, los mensajes de redes sociales y los programas y archivos que hacen que trabajar en remoto sea posible, el comercio electrónico… Y sí, incluso el Cloud. Esa es la razón por la que podemos asegurar que los centros de datos constituyen el pilar del estilo de vida digital. Es más, estos enormes “hoteles de datos” también garantizan la continuidad de los negocios, por lo que pueden ser considerados clave para el desarrollo y progreso económico.

Durante los últimos 10 años hemos visto cómo aumenta exponencialmente la cantidad de datos creados, analizados, almacenados y procesados, y no es previsible que esta tendencia cambie próximamente. Se prevé que en los próximos tres años se continúe registrando un rápido crecimiento del volumen de datos, así como de la capacidad de almacenarlos. Específicamente, las estadísticas dicen que hasta 2025, se proyecta que la creación de datos pueda llegar a los 180 zeta bytes, y la capacidad de almacenaje también incrementa en un 19,2 por ciento. Por lo tanto, la cuestión no es si los datacenters seguirán siendo necesarios o no.

En un mundo que, por suerte, cada vez se preocupa más por la sostenibilidad, la pregunta que debemos hacernos es: ¿Cómo pueden los centros de datos satisfacer las necesidades crecientes del estilo de vida digital, y, a la vez, ser más sostenibles?

La industria es consciente, y lo ha sido durante un tiempo ya, del impacto de los datacenters en el medio ambiente, y la responsabilidad que tienen a la hora de implementar mejores prácticas e iniciativas que continúen impulsando el compromiso con la sostenibilidad.

El “Climate neutral datacenter pact” se ha anunciado en los países de toda Europa, pero otras iniciativas no se han publicitado tanto. Algunas de ellas incluyen estudios e inciativas para reducir la energía necesaria para construir datancenters mediante, por ejemplo, el uso de hormigón bajo en carbono o eligiendo aceites vegetales en lugar de otros tipos de combustible. Otra opción es utilizar baterías que estén fabricadas con materiales más sostenibles, pesen menos, requieran menos material y puedan utilizarse varias veces.

Por otro lado, utilizar energía verde o aprovechar las ventajas de las renovables es otra de las iniciativas que las compañías pueden implementar con relativa facilidad. Por ejemplo, Data4 lleva utilizando un 100% de energía certificada como verde en todas sus localizaciones.

Pero - ¿Qué hay de utilizar las nuevas tecnologías para mejorar la sostenibilidad? Sí, podemos. Y de hecho, debemos.

La tecnología nos permite medir una gran cantidad de parámetros tanto externos (como la temperatura y la humedad) como internos (el consumo de los clientes, sus equipos o sus hábitos). Los seres humanos, por nosotros mismos, no seríamos capaces de considerar y extraer todos los datos que son relevantes y que la tecnología sí puede manejar, para anticipar condiciones como puede ser el tiempo, predecir comportamientos futuros de acuerdo con experiencias pasadas o conocer cuánto consume cada equipo de TI bajo condiciones muy específicas.

Toda esta información, que Data4 está recopilando y que continuará recogiendo durante todo un año, permitirá al equipo que las salas IT funcionen bajo condiciones óptimas, ahorrando energía y minimizando el impacto en nuestro planeta.

Los clientes también podrán entender el impacto que tienen en el medio ambiente, y podrán tomar decisiones más informadas acerca de cómo ser más sostenibles.

La información recopilada durante un año y el uso de las últimas tecnologías nos permitirá comprender y organizar toda esa información para que podamos optimizar la configuración de todas las salas de nuestras instalaciones, y reducir así el consumo.

En todo caso, este es solamente el principio. Podemos continuar pensando en parámetros que podemos seguir optimizando para reforzar aún más el compromiso que los centros de datos tenemos con el medio ambiente. Siempre tendremos trabajo que hacer en relación al consumo de nuestros equipos, y seguiremos buscando maneras de ayudar al planeta cada vez que evolucione la tecnología.

Más T-EX