Eduardo Martínez-Cosentino: “La Fundación Eduarda Justo quiere inculcar el ADN de Cosentino en los jóvenes”

La Fundación Eduarda Justo, del Grupo Cosentino, impulsa el talento en los jóvenes.
La Fundación Eduarda Justo, del Grupo Cosentino, impulsa el talento en los jóvenes.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El vínculo entre la familia Cosentino y la provincia de Almería es tan profundo como la piedra de la que salen productos como Silestone®, Dekton®, Sensa® o Scalea®. Es lo que da forma al concepto que le gusta recalcar a Eduardo Martínez-Cosentino: “Nosotros decimos que tenemos lo que llamamos el ADN de Cosentino”. Este “gen” que se encuentra en todo el equipo de la (ahora) gran familia de la multinacional, ya está presente en los cinco continentes.

Pero sigue muy vinculado a la comarca del Almanzora. Allí se encuentran el corazón y el alma de la compañía: la Fundación Eduarda Justo. Toma el nombre de la madre de los hermanos Martínez-Cosentino y bajo su figura, desde septiembre de 2006 trabaja para impulsar el entorno social cercano del Grupo. Y más concretamente, colaborar en el desarrollo económico, social, formativo y cultural de la provincia de Almería y, por ello, de Andalucía y España. Uno de los objetivos se centra en ofrecer posibilidades a las personas con recursos económicos más limitados.

El presidente de la Fundación, Eduardo, da palabras a estos valores. “La fundamos los tres hermanos Cosentino. Pensamos hacer una Fundación a nombre de mi madre, Eduarda Justo, un ejemplo de liderazgo empresarial y compromiso social. Está pensada en impulsar el talento de los futuros jóvenes que puedan convertirse en futuros referentes en la provincia de Almería”.

Ese talento se refleja en tres nombres: Miguel Villalobos, Product Manager en Google; Rebeca Minguela, emprendedora de las empresas Blink y Clarity; o Alberto Carrillo, actual profesor asociado al colegio de Gales de Colegios del Mundo Unido, donde estudia actualmente la princesa Leonor.

Multitud de alumnos pasan por los programas formativos de la Fundación Eduarda Justo en Almería.

Una fundación “viva”

Para que el ADN del Grupo Cosentino cale en todo aquel que pase, la Fundación Eduarda Justo dispone de diversos programas formativos. Lo que Martínez-Cosentino señala que es producto de las “muchas inquietudes e ideas que queremos desarrollar”. Y producto de la necesidad educativa que palpan en la comarca y en la provincia de Almería, la Fundación se presenta como un imán para captar y potenciar todo el talento latente.

En 15 años, se han concedido 47 becas de estudios; 21 de campamentos de verano; más de mil participantes han asistido a los seminarios que organiza la Fundación. Y sus Foros (Educación y Futuro) rozan los 3.500 asistentes.

Actualmente, 55 profesores de la comarca reciben un Máster de Innovación Educativa “que tiene como objetivo transformar la educación en el Valle del Almanzora”. Una manera de “devolver a nuestra tierra lo que ella nos ha dado”, confiesa Martínez-Cosentino.

Pero no todo es enfoque local, ya que el Seminario de Líderes del Futuro que es un icono de la Fundación recibe a gente de toda España.

Mantiene, además, una estrecha relación con la red de Colegios del Mundo Unido (UWC). Cada año, concede en la provincia de Almería tres becas anuales de dos años de duración para cursar Bachillerato Internacional en el extranjero. Su red se extiende también gracias a la colaboración con la Asociación Pedagógica Francesco Tonucci. La presidenta de esta asociación, Mar Romera, es precisamente quien coordina los másteres de innovación educativa para docentes.

Sin olvidar a la Universidad de Almería, con la que trabajan en conjunto en varios programas. También con la Fundación de Arte Ibáñez Cosentino y “entidades locales, centros educativos y ayuntamientos”, hace recuento su presidente.

Colegio, familia y sociedad es lo que denominan desde la Fundación como “una educación de tribu”. “Tenemos la base de que no solamente es una para niños, o personas, sino que es una educación global, que da la familia y la sociedad”.

Una de las actividades más conocidas es el Seminario de Líderes del Futuro.

Formando a emprendedores y profesionales cualificados

En ese camino de buscar talento y destapar referentes de la comarca y la provincia, se realizan otras actividades como el Programa de Microempresas. Sin ir más lejos, en mayo de 2020 se conoció que el proyecto MGR-Tech del IES Martín García Ramos de Albox ganaba el Premio Emprendimiento Innovador en la Competición Nacional de Miniempresas.

Dirigido a jóvenes de entre 14 y 16 años, busca “implantar la semilla del emprendimiento” y el funcionamiento de una empresa o las decisiones que tienen que tomar. De gran ayuda es la asistencia de los empleados de Cosentino para dar formación a los chavales. Ahí aprenden valores esenciales como “trabajar en equipo”.

Pero además tienen que preparar a profesionales altamente cualificados. Con ese fin, se impulsan competiciones de robótica en colegios de Almería como la First LEGO League (para alumnos de 12 a 14 años). Pero la gran apuesta del Grupo Cosentino es, sin duda, la que se hace por la Formación Profesional (FP) Dual en la región. Gracias a ella, “más del 90%” que realiza un ciclo de esta formación se acaba quedando en la empresa.

“Desde Cosentino se ha estado trabajando mucho en potenciarla. Hemos dado pasos con acuerdos con el IES Juan Rubio de Macael, con cuatro títulos de FP, tres de ellos en la modalidad Dual: dos nuevos, como son el Grado Medio de Técnico de Piedra Natural Dual y  Grado Superior de Mecatrónica Dual (en turno de tarde). Que se suman a los ya instaurados Grado Superior de Mecatrónica Dual (mañanas) y Grado Medio de Electromecánica. Así contribuimos a impulsar la formación en la comarca y a que los jóvenes puedan tener un futuro”, desarrolla Martínez-Cosentino.

Porque uno de los problemas que más preocupa a la empresa es, precisamente, “que el Grupo está muy mermado de talento en la comarca”. Se sabe que hay mucho, y que se tiene que desarrollar. “Tenemos mucha fe en la gente joven. Hay gente preparadísima, con mucha ambición y deseos de contribuir a nuestro desarrollo”.

Eduardo Martínez-Cosentino, presidente de la Fundación Eduarda Justo del Grupo Cosentino.

Futuro…

El presidente de la Fundación comparte con Innovaspain los nuevos planes que van a lanzar. Entre ellos, la formación de grupos de scouts en la comarca del Almanzora. Porque formar, razona, también es “darles caminos después de lo escolar, que se acerquen a la naturaleza”.

Además, planean sacar unas becas de un año de duración de Bachillerato en Canadá, enfocadas a perfiles tecnológicos. Se sumarían a las de UWC, “muy buenas y con una preparación extraordinaria”, pero con las nuevas becas buscarán perfiles más tecnológicos.

En estos momentos, la Fundación se halla inmersa en un proceso de renovación de su imagen. “Vamos a lanzar una nueva imagen en redes sociales”, adelanta Martínez-Cosentino.

…y tradición

“Nuestra empresa llega a todos los sitios del mundo, pero con el nombre de Almería y defendiendo nuestra tierra. Pero para eso necesitamos gente muy preparada”.

Porque si algo identifica al ADN de Cosentino es la constancia y la superación. Como reconoce Eduardo, “nos hemos arruinado tres veces y hemos sabido superarnos”. El valor de un líder está en superar las dificultades y aprender de los fracasos. Porque en la vida profesional y personal, reflexiona Martínez-Cosentino, “se superan con constancia y con trabajo. Y luego imprimir el compromiso que tenemos con los demás, siendo honrado con uno mismo y con el resto”.

Algo que estaba muy presente en su madre y en el espíritu que mueve a la Fundación, y al Grupo Cosentino. Por eso la férrea convicción de transmitir el ADN “a nuestros hijos y a todos los que nos rodean”.

Preguntado por qué opinaría Eduarda Justo sobre esta fundación, su hijo confiesa que ella les daría “alguna directriz. Aunque se sentiría muy orgullosa”.

Otras noticias

Anuario de la Innovación en España 2020