Con la colaboración de
Institución Educativa Sek

El crecimiento exponencial de la EdTech que convierte la lectura en un medio y no en un fin

La startup Fiction Express cerró 2021 duplicando sus cifras hasta superar el millón de euros en ventas respecto a 2020 y alcanzando los dos millones de capítulos leídos en su plataforma de lectura única colaborativa
Cristina Puig y Sven Huber, cofundadores de la startup EdTech Fiction Express.
Cristina Puig y Sven Huber, cofundadores de la startup EdTech Fiction Express.

La industria EdTech se mueve a pasos agigantados, y más tras el comienzo de la pandemia de la Covid-19. Su escalada se ve en startups del sector como Fiction Express, que cerró 2021 alcanzando los dos millones de capítulos leídos en su plataforma. Un hito para la empresa que tiene por objetivo “convertir la lectura en el medio, no en el fin”. Sus cofundadores, Sven Huber y Cristina Puig, comparten con Innovaspain el horizonte optimista que ven para su proyecto.

“Estamos en una fase de expansión, abriendo varios mercados en América Latina”, afirman. El plan para 2025 es “impactar en la vida” de más de 10 millones de niños y jóvenes. Lo consideran fundamental porque hay un efecto dominó en esta actividad: “si no entiendes lo que lees, no aprendes y no obtienes buenos resultados escolares”.

A octubre de 2020, según los datos facilitados por la startup, contaban con más de 161.000 estudiantes en la plataforma (tanto de pago como de prueba gratuita) y 15.000 docentes. Al extrapolar esa cifra a otra como la de los 1,8 millones de quizzes (encuestas) respondidos, el nivel de atracción de la herramienta parece elevado.

Eso se ha traducido además en un volumen de ventas que superó el millón de euros en 2021, “duplicando la cifra” de 2020.

El truco es implicar a todos los actores. “A través de la experiencia participativa, basada en la co-creación y en la interacción con el autor. Fiction Express no busca que premio por leer sea la nota solamente, el premio real debe ser participar en la creación”, desgranan.

IA y Machine Learning

Es otra de las tendencias que se aprecian en EdTech. En Fiction Express la Inteligencia Artificial (IA) y Machine Learning son los dos motores que impulsan la plataforma. Y para “seguir siendo punta de lanza” en el sector, adelantan que se sigue “trabajando en ello cada día con un road map (hoja de ruta) muy ambicioso”.

En la actualidad, está presente en más de 20 países del mundo y en inglés, castellano y catalán. El año pasado fue además el motivo de varios hechos que celebrar. En febrero recibieron el Learning Excellence Awards 2021 como reconocimiento a las tecnologías innovadoras que mejoran la experiencia educativa de profesores y estudiantes. En mayo, recibieron el premio de Proveedor del año (‘Supplier of the Year’) - Education Resources Awards (ERA) 2021.

Julio supuso una efeméride en los cinco años de vida de Fiction Express. Fue premiada con el denominado ‘Óscar de la educación’: el Bett Award 2021 en la categoría de Recurso digital educativo internacional (‘International Digital Educational Resource’). Y en los dos últimos meses del pasado año, otros dos más. En noviembre el ELTons Awards 2021 del British Council en la categoría Innovación en recursos de aprendizaje (‘Innovation in Learner Resources’). Para cerrar 2021, en diciembre se les concedió el premio Editorial Educativa (‘Educational Publisher’) en los EducationInvestor Awards 2021. Este último reconoce la excelencia en la industria educativa del Reino Unido.

Huber y Puig, no obstante, se muestran humildes. “Estos reconocimientos nos permiten seguir creciendo, que más personas nos conozcan y se sumen a nuestro objetivo de mejorar la educación”.

Hincapié en las competencias digitales

Este sistema gamificado ayuda también a profundizar en la nueva realidad del currículo: el que se basa en las competencias. Los cofundadores de Fiction Express inciden en algunas como “aprender a comunicarse de forma oral y escrita”. La educación de calidad, en opinión de ambos, nace “a partir de la lectura”. Esta deriva en capacidades, añaden, como memoria, vocabulario o atención sostenida, entre otras.

La propia plataforma ha sido diseñada “bajo el currículum por competencias”. Por eso tiene en cuenta elementos de evaluación tanto de las “transversales” como de las “digitales”. Estas se pueden medir debido a una metodología que se basa en dos grandes bloques.

Por un lado, participación. Los alumnos leen, votan y esperan al siguiente capítulo del libro. Huber y Puig consideran que así se consigue generar el deseo de seguir leyendo “para saber cómo sigue”. Al uso de los clubs de lectura, cada libro incorpora un foro exclusivo con el autor. “El foro es una fuente de inspiración para ellos”, expresan. Pero también ofrece nuevas ideas al autor, al leer directamente “lo que otros lectores opinan” del libro.

Una vez generado ese interés, se pasa al segundo bloque: metodología y aprendizaje. Este se consigue demostrar a través de las encuestas online con preguntas de comprensión lectora. Y además, con un “set de recursos multidisciplinares” para exprimir el libro. La clave de ser digital, reconocen, es que se puede “medir el impacto y obtener resultados objetivos cuantificables”.

Deja un comentario

Recomendadas