Con la colaboración de
Banco de Santander
heineken

La economía circular de Heineken: los productos derivados de la cerveza se convierten en el abono del campo

En dos años, la compañía ha dado una nueva vida a 178.500 toneladas de productos derivados de la elaboración de cerveza, integrándolos en otras industrias para su reutilización

"Ser la cervecera más verde". La frase de Heineken deja claro su objetivo para este 2022, en el que plantea un año lleno de iniciativas en torno a la economía circular. La primera no se ha hecho esperar: reutilizar los productos derivados de la cerveza para abonar el campo y alimentar al ganado. "En Heineken no queremos tirar nada", se muestra tajante Carmen Ponce, directora de Relaciones Corporativas de la compañía.

Esta apuesta comenzó en 2020, cuando Heineken decidió crear la estrategia Brindado un Mundo Mejor. El resultado en este tiempo deja unas cifras importantes: dar una nueva vida a 178.500 toneladas de productos derivados de la elaboración de cerveza, integrándolos en otras industrias para su reutilización. "El bagazo de malta de cebada y la levadura se han convertido en el pienso del ganado y el abono de la agricultura", explica Ponce. Por otro lado, con el alcohol extraído de la cerveza 0,0 se ha elaborado vinagre de cerveza para la industria agroalimentaria y gel hidroalcohólico contra el COVID-19, que fue donado a centros médicos, residencias y establecimientos hosteleros de toda España al inicio de la pandemia.

Estos procesos han hecho que el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico vuelva a reconocer en su Catálogo de Buenas Prácticas en Economía Circular el liderazgo de Heineken en materia de circularidad. Ya en 2020, la compañía fue reconocida por convertir residuos en recursos con iniciativas como sus programas de reciclado de cajas y pallets de plástico obsoletos, que se emplean para construir otros nuevos, y sus terrazas sostenibles para hostelería: mesas, sillas y sombrillas elaboradas con material reciclable y de origen reciclado, con las que se recuperaron más de 530 toneladas de plástico, más de 1.000 toneladas de acero reciclado y casi 120 toneladas de aluminio.

"La economía tradicional es lineal y plana, se basa en comprar, fabricar, usar y tirar. Es algo que queremos cambiar. Aspiramos a reducir, reutilizar y reciclar todos nuestros materiales y recursos a lo largo de toda nuestra cadena de valor. Al pasar de lo lineal a lo circular, demostramos que entre consumidores, marcas e instituciones podemos generar un gran impacto positivo en la naturaleza", afirma Ponce.

En este año, la cervecera se ha marcado objetivos más ambiciosos. Para lograrlos, como aseguran desde la compañía, se apoyarán en la innovación y en la acción colectiva, implicando a sus consumidores, clientes y proveedores en esta forma de ver y vivir la circularidad. De hecho, Heineken se ha comprometido a ser una empresa cero residuos, un desafío que ya cumple al 99,74% y que completará en 2022 certificando todas sus fábricas como cero residuos. Se espera que las plantas de Madrid, Valencia y Sevilla sigan el ejemplo de la de Jaén, que cuenta con el sello 'De Residuos a Recursos: Zero a Vertedero', otorgado por Saica Natur desde 2021, cuando se convirtió en la primera fábrica de cerveza cero residuos de España.

El gran reto ahora pasa por el agua. Heineken se encuentra buscando actualmente nuevas fórmulas para maximizar su circularidad y reutilizarla en otros procesos como el riego de cultivos. Para avanzar en este desafío desarrolla proyectos de investigación junto a instituciones como el consorcio formado por GRUPO EULEN, INIA-CSIC e IMDEA AGUA, con el que ha implantado el primer filtro verde forestal cervecero del mundo. O lo que es lo mismo: una depuradora natural que utiliza las raíces de las plantas para limpiar el agua.

Los envases también están en el foco de este compromiso integral con la sostenibilidad y la economía circular. El objetivo de la Heineken es reducir el consumo de recursos naturales y da prioridad a los materiales reciclados o procedentes de fuentes sostenibles, como todo el cartón que utiliza, que proviene de bosques gestionados de forma responsable para evitar la deforestación. La compañía ya ha conseguido que todos sus envases sean reciclabes, tanto sus barriles y sus botellas retornables para hostelería como sus botellas y latas de un solo uso, que se gestionan a través de Ecovidrio o Ecoembes.

Deja un comentario

Recomendadas