Dos investigadoras del CONICET, ganadoras de los premios L’Oréal – UNESCO

Fabiana Gennari, investigadora principal del CONICET, recibe el premio L’Oréal – UNESCO
Fabiana Gennari, investigadora principal del CONICET, recibe el premio L’Oréal – UNESCO

Fabiana Gennari, investigadora principal del CONICET en el Centro Atómico Bariloche (CAB- CNEA), ha sido la ganadora de la décima edición de la entrega del Premio L´Oréal – UNESCO ‘Por las Mujeres en la Ciencia’. Se reconoce así su proyecto centrado en el desarrollo de energías alternativas con ayuda de la nanotecnología. En la categoría beca la galardonada ha sido María Emilia Villanueva, becaria posdoctoral del CONICET e integrante del equipo de investigación del Instituto de Química y Metabolismo del Fármaco (IQUIMEFA – CONICET), por el desarrollo de apósitos antibacterianos inteligentes.

Gennari y el equipo que lidera han diseñado un proyecto para la generación y almacenamiento de energía limpia que no incluye en ninguno de los pasos la liberación de gases contaminantes a la atmósfera ni el desperdicio de recursos valiosos. El desafío que se plantearon fue no solamente obtener hidrógeno como fuente limpia para generar energía, sino que para conseguirlo no fuera necesario acudir en pasos previos a bienes no renovables o contaminantes.

“Hoy el hidrógeno se utiliza en diferentes procesos industriales, pero el problema es que para producirlo –dado que no se lo puede encontrar directamente en la naturaleza- se recurre a combustibles de origen fósil, por lo que actualmente el uso no puede considerarse limpio”, afirma la ganadora, según recoge el Ministerio de Ciencia de Argentina.

Frente a esta cuestión, el equipo de Gennari –integrado mayoritariamente por investigadores y becarios del CONICET- primero mejoró la producción de hidrógeno a partir de fuentes energéticas renovables y limpias aunque intermitentes –como el sol y el viento- y, luego se centró en encontrar formas eficientes y seguras de almacenarlo hasta el momento de la demanda.

“Desarrollamos catalizadores nanoestructurados que permiten obtener hidrógeno a partir de una mezcla de etanol –obtenido de la fermentación de la residuos orgánicos- y agua; pero como esta conversión también requiere el uso de energía, necesitamos utilizar fuentes limpias con las que podemos contar sólo por momentos, como la solar y la eólica, y capturar el hidrógeno en esponjas también nanoestruradas que diseñamos especialmente con este fin para poder liberarlo cuando lo dispongamos y de manera constante”, explicó  Gennari.

Este proceso que describió la investigadora principal comportó que el equipo tuviera que solucionar otro problema: el catalizador que convierte la mezcla de agua y etanol en hidrógeno también generaba dióxido de carbono (CO2), un gas de efecto invernadero que, en caso de ser liberado a la atmósfera genera contaminación.

“Frente a este problema desarrollamos también materiales cerámicos nanométricos que permiten capturar el CO2 en el sitio de generación para después, en vez de desperdiciarlo utilizarlo para producir bienes de valor. Los mismos catalizadores que usamos para producir el hidrógeno nos permiten también transformar el CO2 en algo que resulte útil, como por ejemplo, precursores químicos que demanda la industria”, concluye.

Sanación inteligente
Por su parte, María Emilia Villanueva ha desarrollado un apósito inteligente en base a hidrogeles de queratina que, al detectar contaminación bacteriana en la herida, libera un agente biocida (nanopartículas de óxido de zinc) con el propósito de evitar las infecciones.

El producto tiene la virtud de estar compuesto por materiales biocompatibles y biodegradables; ya que han obtenido la queratina a partir de un tratamiento económico de cuerno de vaca (un residuo biodegradable de la industria ganadera) y sintetizaron las nanopartículas de óxido de zinc en un medio acuoso, lo que garantiza un bajo nivel toxicidad.

“Esperamos que este desarrollo pueda ser tomado por alguna empresa de productos médicos para colocarlo en el mercado y que así pueda llegar a la vida cotidiana de la gente”, ha señalado la joven investigadora.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here