Antonio Zoido, presidente de BME, en la inauguración del Foro Latibex.
Antonio Zoido, presidente de BME, en la inauguración del Foro Latibex.

Por aquella época, nos preparábamos para dar la bienvenida al euro. Entonces, hace 20 años, “la Bolsa española rubricaba uno de sus mejores ejercicios, tanto en revalorización como en fondos captados a través de ampliaciones de capital”; unas ampliaciones “necesarias para financiar la expansión nacional e internacional de las compañías”. Y es que, tal y como ha señalado el presidente de BME, Antonio Zoido, en la inauguración de la vigésima edición del Foro Latibex, “a lo largo de los años noventa las relaciones económicas entre España e Iberoamérica experimentaron un impulso sin precedentes”.

En sus palabras, pronunciadas ayer en Madrid, Zoido ha asegurado que “la Bolsa española se sumó entonces a esta visión internacional y acometió un proyecto que se inicia con la convocatoria de un primer Foro que reuniera empresas de Latinoamérica e inversores europeos operando en euros”. Ese fue  el origen de Latibex.

Desde entonces, se ha configurado como un foro dirigido a “tender puentes entre empresas e inversores, mejorar el conocimiento del ahorrador europeo sobre la región y ofrecer un entorno para que las compañías e inversores de ambos continentes pudieran encontrarse”.

RETOS DE FUTURO

En referencia al momento actual, el presidente de BME ha asegurado que “el crecimiento está siendo modesto, menor de lo esperado y según diferentes previsiones, termina 2018 creciendo entre el 1 y el 2 por ciento del PIB. Y con perspectivas heterogéneas, como suele ser habitual. Crisis en Argentina, incertidumbre en Brasil y destacable resiliencia en la Alianza del Pacifico, particularmente en México”.

Por contra, “la buena noticia es que, después de cinco años de desaceleración y dos de recesión, la recuperación está en marcha”. En su opinión, los desafíos estructurales necesarios precisan de grandes inversiones, tanto por el sector privado como por el público; y en esto juega un papel crucial “el desarrollo de las Bolsas como herramienta financiadora”.

“Afortunadamente, hemos visto crecer los flujos de financiación de las Bolsas latinoamericanas a sus empresas en la presente década –ha continuado–. En concreto, cinco Bolsas principales, las de Brasil, México, Colombia, Perú y Chile, han canalizado flujos de capital por 140.000 millones de USD en los últimos 7 años”.

Sin embargo, considera que “queda mucho trabajo por hacer para ayudar a equilibrar las fuentes de financiación de las empresas iberoamericanas. Es un gran reto que solo puede ser afrontado desde una perspectiva colaborativa”.

“Sigue llamando la atención que la enorme actividad de inversión directa de los países europeos en la región no se corresponda con una inversión de cartera relevante por parte de los gestores de fondos de inversión –ha advertido–. Las carteras gestionadas desde Europa están tradicionalmente infraponderadas en valores latinoamericanos”.

Desde su punto de vista, esto se debe al “desconocimiento endémico que el inversor profesional europeo continúa sufriendo respecto a los valores latinoamericanos”. “A pesar de ello, cuarenta empresas de diez países diferentes han ido cotizando en Latibex, acercándose así a los inversores, participando de los foros y demás actividades divulgativas, y fijando diariamente un precio en euros”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here