veneno cascabel dolor crónico
Una serpiente cascabel tropical austral .

Desde hace casi un siglo, una sustancia extraída del veneno de la serpiente cascabel tropical austral (Crotalus durissus terrificus), llamada crotoxina, maravilla a los científicos debido a su potencial analgésico, antiinflamatorio, antitumoral e incluso como un paralizante muscular.

Hasta ahora la toxicidad de la crotoxina limitaba su aplicación como medicamento. Pero un equipo de científicos brasileños ha logrado reducir esta toxicidad y potenciar su efecto analgésico, al encapsularla con un material conocido como sílice nanoestructurada SBA-15, desarrollado originalmente para vacunas.

El trabajo, publicado en la revista Toxins y coordinado por Osvaldo Augusto Sant’Anna, se llevó a cabo en el Instituto Nacional de Ciencia y Tecnología en Toxinas (INCT), apoyado por la FAPESP, en São Paulo, en alianza con el Consejo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico (CNPq) de Brasil.

Sant’Anna observó que los ratones producen más anticuerpos contra el antígeno cuando se lo administra con sílice. Este mineral está conformado por microestructuras que puede ser moldeado para encapsular moléculas de distintos tamaños y formas.

Al testear la sílice con otras toxinas, descubrió que esta tenía un efecto protector. “Realizamos ensayos en caballos con la producción del suero diftérico y con la toxina del tétanos y notamos que la sílice hace que los antígenos sean menos potentes. Además, disminuye el efecto adverso de la toxina diftérica”, ha explicado el científico brasileño.

[Te puede interesar: Veneno de serpiente de cascabel y compuestos de plantas, contra el virus de la hepatitis C]

“Estudio la crotoxina desde 2011, con resultados analgésicos alentadores, pero su toxicidad constituía un factor limitador. Surgió entonces la idea de utilizar la sílice. Es la primera vez que se juntan ambas moléculas”, ha asegurado Gisele Picolo, otra de las autoras del artículo. En este participan también Morena Brazil Sant’Anna, Flavia Souza Ribeiro Lopes, Louise Faggionato Kimura y Aline Carolina Giardini, del Instituto Butantan de São Paulo.

La crotoxina combinada con la sílice SBA-15 es utilizada en el tratamiento del dolor neuropático, un tipo de dolor crónico causado por lesiones en nervios sensitivos. Este tipo de dolor constituye un reto para los médicos ya que los analgésicos comunes, entre ellos los antiinflamatorios y los opiáceos, no tienen la eficacia deseada.

Tanto durante la fase aguda, como durante la crónica, el analgésico se mostró más prolongado cuando la crotoxina estaba conjugada con la sílice. En una de las pruebas, una sola administración fue capaz de revertir parcialmente la hipernocicepción —la sensibilidad aumentada a estímulos— hasta 48 horas después del tratamiento.

El grupo investiga ahora ahora si conjunción de crotoxina y SBA-15 puede aplicarse en el tratamiento de la esclerosis múltiple.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here