Objetivos 2030

Con la colaboración de

Cosentino

Del Black Friday al Green Friday: ¿están los españoles preparados?

Productos y servicios por suscripción o a demanda, con la posibilidad de ser contratados o adquiridos al momento y devueltos una vez hayan cumplido su función, es el modelo en el que cree Dani Romy, fundador de Simplr
green black friday

Hoy ha comenzado oficialmente el Black Friday, aunque en la cabeza de las empresas comenzó mucho antes, ya que la mayoría llevan semanas, cuando no meses, preparándose. Las expectativas este año son altas. La reapertura de los comercios –en 2020 se enfrentaron a las restricciones causadas por la pandemia– hace augurar que el consumo crecerá. Según la consultora estratégica Boston Consulting Group (BCG), los consumidores españoles gastarán un 25% más en este Black Friday. Por otro lado, en España, los pedidos online durante el Black Friday 2020 aumentaron un 27% respecto al año anterior, según datos de Salesforce. Sin embargo, hay otra realidad que la pandemia ha puesto sobre la mesa: un consumo más responsable.

2020 cambió muchos de los modelos de consumo a los que la sociedad mundial estaba acostumbrada. La denominada economía de acceso supondrá unos ingresos solo en España durante 2021 de más de 3.000 millones de euros. O dicho de otro modo: la tendencia de productos y servicios por suscripción o a demanda, con la posibilidad de ser contratados o adquiridos al momento y devueltos una vez hayan cumplido su función, es cada vez más creciente. Este es el modelo en el que cree firmemente Daniel Romy, fundador de Simplr.

Su empresa propone un cambio en el patrón de consumo, que no solamente evite compras basadas en una promoción concreta sino también que contribuya a la economía circular. El objetivo es evitar que muchos de los objetos adquiridos queden en un rincón o directamente en un contenedor pocos meses después. "El actual modelo de consumo es poco viable tanto para el planeta como para la economía doméstica", comenta Romy a Innovaspain.

Con motivo del Black Friday, Simplr está animando a los consumidores a regalar suscripciones temporales en productos o servicios que necesiten ellos o las personas a quienes vayan destinados y que puedan ser utilizados durante los días o meses que consideren necesario. Su mensaje ha calado. Ya son más de 250 marcas las que están presentes en su web, donde cualquier persona puede suscribirse, por ejemplo, a la recepción mensual en su domicilio de Estrella Damm, disponer de una Ducati durante un fin de semana o usar un iPad Pro o un ordenador HP cuando le surja una necesidad.

"Notamos que el modelo va calando en la sociedad. España es un país flexible y comprometido con la sostenibilidad y cada vez es más habitual ver a gente que prefiere utilizar las cosas antes que comprarlas", opina Romy. Las razones de este cambio de paradigma, que aún está asentándose en España con ejemplos como el carsharing o las plataformas de entretenimiento, son variadas: tanto por convicción de los consumidores más jóvenes como por necesidad de quienes han visto rebajado su poder adquisitivo merced a la crisis derivada de la pandemia.

Con motivo del Black Friday –al que Daniel Romy prefiere denominar ya como "Green Friday"–, Simplr ha desarrollado en su web una serie de packs sostenibles con el 25% de descuento en tecnología, movilidad o experiencias. Ante quienes prefieren el modelo tradicional –el de comprar–, Romy les recomienda el lema que su equipo se lleva aplicando desde que crearon la empresa: "simplifiquemos la vida y disfrutemos de lo que necesitemos sin tener que comprarlo".

Relaccionadas